Cómo sustituir el huevo en las recetas veganas

El huevo suele contar con una posición ciertamente predominante como ingrediente básico en muchas recetas. Proporciona humedad, y también actúa como aglutinante, coagulante, espumante, emulsionante, aromatizante y anticristalizante. Pero, ¿cómo podemos sustituirlo en la cocina vegana?

Hay muchas razones por las que puedas no comer huevo. En la mayoría de las ocasiones, por ejemplo, una de las causas más comunes tiene relación con el tipo de alimentación que se siga. Así, si eres vegetariana estricta o sigues un estilo de vida vegano, lo más común es que no consumas huevo. No obstante, también puede deberse a alguna alergia, ya sea a la clara o a la yema.

Cuando se trata de la alimentación, especialmente tanto en repostería como en la elaboración de cualquier otra receta, es evidente que se hace necesario encontrar sustitutos veganos de los huevos, lo que dependerá directamente del método de cocción escogido para la elaboración de la receta.

Y es que los huevos forman una parte esencial de cualquier cocción. ¿Sabes por qué? Principalmente porque proporcionan grasa, humedad y estructura a una amplia variedad de preparaciones, en particular bizcochos, brownies y galletas, y también actúa como un agente similar a la levadura en los pasteles y tartas. Por todo ello, reemplazarlos puede convertirse en un auténtico desafío, pero no es imposible conseguirlo.

Semillas de lino

Cuando combinamos semillas de lino con agua, la mezcla adquiere una consistencia gelatinosa bastante similar al que poseen las claras de huevo. Por suerte, es perfectamente posible reemplazar un huevo grande. ¿Cómo? Muy sencillo: combina 1 cucharada de semillas de lino molidas con 3 cucharadas de agua.

Es necesario dejar que la mezcla repose durante al menos 20 minutos. Luego, después de este tiempo, podrás añadirlo a la masa donde necesites sustituir el huevo. Actuará uniendo los ingredientes; pero ojo, no actuará como un agente leudante.

Tofu de seda

Si en la lista de ingredientes de la preparación que vayas a elaborar se encuentran otros agentes con efecto leudante, como por ejemplo podría ser el caso de la levadura o el bicarbonato de sodio, existe la posibilidad de que al añadir huevos únicamente proporcionen humedad.

Si es así, el conocido como tofu de seda es perfecto para sustituir el huevo en aquellos postres que se caractericen por tener una textura o consistencia densa, como por ejemplo podría ser el caso de los brownies. Incluso para preparaciones no dulces este tofu es también ideal (para panes rápidos).

Basta con utilizar tofu de seda por cada ¼ de taza de huevo. Solo tendrás que hacer un puré hasta que quede suave. Finalmente, añádelo a la mezcla.

Semillas de chía

Las semillas de chía actúan de la misma manera que lo hacen las semillas de lino cuando las combinamos con agua, pero poseen un efecto ligeramente diferente, puesto que tienden a espesarse aún más.

Es posible utilizar la misma proporción que las semillas de lino: es decir, 1 cucharada de semillas molidas de chía por cada 3 cucharadas de agua. Deja reposar la mezcla durante 20 minutos.

Eso sí, es necesario tener cierto cuidado con la cantidad de huevos que requiere la receta. Este sustituto funciona mejor para platos cuya preparación únicamente requiere de uno o dos huevos.

Plátano

De la misma manera que el tofu, el puré de plátano puede proporcionar cierta humedad a la masa, pero no ayudará a la levadura. Se trata de un sustituto que brindará un sabor fuerte y ligeramente afrutado a la preparación final, por lo que si estás elaborando galletas veganas con chispas de chocolate, acabarás con galletas veganas con chispas de chocolate y plátano (aún cuando éste no aparezca -obviamente- entre el listado de ingredientes).

No obstante, los plátanos también son naturalmente muy dulces, por lo que también puede convertirse en un buen elemento para disminuir el contenido del azúcar de la receta.

¿En qué proporción? Un plátano mediano, debidamente machacado, puede ser suficiente para reemplazar un huevo.

Bicarbonato de sodio y vinagre

¿Has probado en alguna ocasión a mezclar bicarbonato de sodio y vinagre? De repente, cuando ambos elementos entran en contacto empiezan a burbujear y a aumentar de volumen.

Efectivamente, esto mismo es lo que sucede cuando añades esta combinación a la masa o al rebozado: ayudará a esponjar los productos horneados, de la misma manera que lo hacen los huevos.

¿En qué cantidad? Utiliza 1 cucharadita de bicarbonato de sodio y 1 cucharadita de vinagre blanco, en lugar de un huevo.

Aquafaba

Sobre la aquafaba ya te hemos hablado en alguna que otra ocasión. Se trata del líquido sobrante de los envases de garbanzos cocidos y otras legumbres (como las alubias o las judías), aunque una vez que se utiliza para cocinarla preparación no sabe nada a legumbres.

Eso sí, solo actúa como sustituto de las claras de huevo, por lo que se convierte en un candidato excelente para ser utilizado en la elaboración de merengues.

¿En qué cantidad? Por cada huevo, utiliza 3 cucharadas de aquafaba.

También te puede interesar:
Christian Pérez

Christian Pérez

Editor de Gaia Media Magazines y creador de revistas como Natursan, Vegveggies o Saludablementebien. Creador de contenidos especializado en nutrición, lifestyle y salud. Y lo más importante: Papá de 2 niñas

Continúa leyendo