Cómo vivir más años y mejor

Con la ayuda de las últimas investigaciones en genética podemos estar más cerca de vivir más y mejor.

Los pronósticos acerca de la prolongación de la esperanza de vida son una realidad. Viviremos más años que nuestros antepasados. Seremos más longevos, por ello es fundamental poder beneficiarnos de las últimas investigaciones en genética para mejorar la calidad de vida y combatir el envejecimiento.

E​l concepto de salud es cada vez más amplio ​y las prescripciones médicas preventivas se han extendido. Pero aunque hay grandes​ diferencias entre personas de misma edad y género, estas recomendaciones suelen caer en generalizaciones.


¿Por qué algunas​ mujeres con cáncer de mama carecen de antecedentes familiares? ¿Por qué se producen​ infartos sin estrés y se da el ​estrés sin infartos? ¿Cómo puede ser que algunas mujeres queden embarazadas a la primera y otras en cambio tarden mucho tiempo? ¿Por qué hay mujeres que parecen mayores a su edad biológica y viceversa si el 90 % de ellas toman conciencia de su salud y aspecto?


La respuesta está en la genética. Es ella quien nos revela las claves del funcionamiento del organismo y es primordial conocer si funcionan los mecanismos internos que nos protegen correctamente.

De esta manera podemos modular su expresión para gozar de una protección interna frente a los tóxicos ambientales, así como trazar un plan preventivo y de optimización del funcionamiento interno que nos permitirá mejorar nuestra salud y estado físico.

Por ello, Genomic Genetics International ofrece un completo plan de mejora, basado en la Nutrigenómica y la suplementación ortomolecular encaminado a equilibrar biológicamente el organismo y optimizar su rendimiento.

El programa que ha puesto en marcha consta de una versión masculina (Genomic Executive) y una femenina (Genomic Woman Health). Este último se ha creado teniendo en cuenta el aumento de patologías como el cáncer de mama, los quistes ováricos, la osteoporosis, las alteraciones metabólicas y las afecciones de tiroides, que obligan a abordar la salud de las pacientes desde una perspectiva de género. Si bien cualquier etapa de la vida es óptima para comenzar con un plan de prevención, hay momentos en que cobra especial interés, durante la pubertad, antes de planear un embarazo y tras la menopausia.

 

 

 

 

También te puede interesar:

Continúa leyendo