Conoce las propiedades que te ofrece el apio

Procura que el apio no falte en tu casa : las sopas, cremas y ensaladas ganarán en aroma y sabor con este exquisito ingrediente. Además tiene muchas propiedades que benefician tu salud.

Procura que el apio no falte en tu casa: las sopas, cremas y ensaladas ganarán en aroma y sabor con este exquisito ingrediente. Además tiene muchas propiedades que benefician tu salud.

 

El apio fue considerado simplemente una planta aromática que crecía silvestre hasta la Edad Media, cuando se empezaron a apreciar sus propiedades nutritivas y gastronómicas.

Sus propiedades

Desde el punto de vista dietético, el apio posee cierta cantidad de vitamina E, azúcar, hierro y sales minerales y, una vez cocido, resulta muy saludable para el riñón y la vesícula, por sus enormes propiedades diuréticas. En cuanto a su uso culinario, tiene dos vertientes fundamentales: en crudo, para lo que se aprovechan solamente las pencas cuando son blancas que aportan a las ensaladas un toque aromático, fuerte y ligeramente amargo, pero agradable. En caso de que las pencas estén verdes, cocido y rehogado o en caldos y cremas, el apio resulta delicioso.

Cómo se prepara

Una vez retiradas las hojas verdes, se elimina la base y los filamentos de las nervaduras, deslizando por encima el pelapatatas o un cuchillo de hoja fina. Es importante lavar el apio bajo el chorro de agua fría para eliminar cualquier resto de tierra de las pencas. Se trocean o se cuecen cortadas en juliana fina para ensalada.

Conservación

Hay que conservar el apio en el cajón de las verduras del frigorífico, y siempre se debe guardar el manojo entero, porque las verduras y las hortalizas peladas y partidas se oxidan y se deterioran cuando entran en contacto con el aire. El apio se puede congelar en crudo, pero en ese caso deberán congelarse las pencas enteras y una vez descongeladas sólo se pueden utilizar para cocinar pero nunca en crudo. Si se congelan durante más de seis meses, pierden sus cualidades.

Continúa leyendo