Consejos para afrontar de manera saludable los atracones navideños

En Navidades engordamos de media entre dos y cuatro kilos. Si quieres evitar las consecuencias de los empachos navideños, sigue estas pautas y llegarás al año nuevo de manera más saludable.

Las navidades son fechas de reuniones de empresa, comidas y cenas familiares, dulces entre horas, brindis y aperitivos. Comemos en exceso y eso le pasa factura a nuestro organismo. Con unas medidas sencillas lograrás mitigar los efectos de los excesos.

1. Incluye en el menú todos los grupos de alimentos, de manera que resulten saludables, equilibrados y variados. 

2. Hay que apostar por la dieta mediterránea ya que incluye grandes beneficios para la salud, previene la enfermedades cardiovasculares, ciertos tipos de cáncer y ayuda controlar el peso.

3. Priorizar la calidad frente a la cantidad. La mesa no tiene que estar llena de comida: es mejor pensar en un menú más reducido, equilibrado, para disfrutar en compañía.

4. Aunque nos levantemos tarde no hay que saltarse el desayuno. En los días festivos, después de trasnochar puede que desayunemos menos pero no hay que olvidar tomar lácteos, cereales y fruta.

5. Mejor pescado que carne. Es aconsejable tomar en torno a 5 o 6 raciones de pescado a la semana, de las cuales al menos 3 deberían de ser de pescado azul.

6. Es bueno equilibrar los excesos con comidas más livianas. Hay que intentar no juntar comida y cena copiosa. Si está previsto hacer una cena fuerte es mejor comer algo ligero, verduras, purés, sopas, etc.

Si vas a cenar fuerte procura que la comida sea ligera

7. Cocinar de manera sencilla y con aceite de oliva. La forma de elaborar los platos debe de ser sencilla: asados en su jugo, cocidos, a la plancha, o guisos con poca elaboración, utilizando siempre como grasa aceite de oliva. 

8. Menús con verduras y y legumbres y de postre fruta. Es importante no olvidarse de estos alimentos en estas fechas: verduras cocinadas de forma sencilla, en purés, cremas, y legumbres y cereales como el arroz, pasta y pan. En el postre el protagonista debería de ser la fruta, incluso un lácteo que la contenga para incluir en la dieta probióticos y prebióticos. Los frutos secos son un buen aliado de salud.

9. Los dulces ocasionalmente. Aunque es época de dulces tradicionales es mejor comerlos con prudencia, solo en momentos determinados. Lo malo es que los tenemos siempre a mano y es difícil no caer en la tentación. 

10. Cuidado con los productos "light". Es mejor comer con moderación los productos originales que no tomar sin medida productos "bajos en calorías"pensando que son más sanos. Todo suma y a veces lo "light" engaña.

En estos días más que nunca es importante medir bien lo que comemos y ser racional a la hora de sentarse a la mesa.

 

Continúa leyendo