Consejos para cumplir años sin subir de talla

Se puede pensar que es un mito, pero lo cierto es que, con los años, es más fácil ganar peso y más difícil perderlo. Esto no significa que las personas estén condenadas a engordar. Si se siguen una serie de pautas, es posible celebrar cumpleaños sin subir de talla.

Cumplir años puede parecer un engorro en cuanto al físico y la salud se refiere. Los achaques y los cambios de imagen ante el espejo no son fáciles de asumir, pero, por otro lado, no queda más remedio que enfrentarse a ellos y, sobre todo, prevenirlos todo lo posible.

Chequeos periódicos y disciplina para llevar una vida saludable son, sin duda, necesarios. En el caso de la alimentación y en lo que respecta al peso, se pueden tomar muchas medidas.

La primera de ellas es la información, porque sí es cierto que, con la edad, es más fácil ganar kilos y más difícil deshacerse de ellos (una mala combinación), pero tiene una razón. Desde la clínica Opción Médica, explican el porqué de manera sencilla y qué medidas tomar para que no se convierta en un problema.

No obsesionarse es muy importante: es necesario asumir que el cuerpo cambia con la edad y que lo primero que hay que tener en mente es la salud. Manteniendo el peso adecuado te sentirás más ágil y tendrás energía para seguir llevando la vida que quieres.

Peligros

El aumento de peso no solo es una cuestión estética, sino que está ligado a la posibilidad de padecer enfermedades propias de la edad con más facilidades.

Según el estudio titulado 'Obesidad: Consecuencias sanitarias y económicas de un desafío mundial latente', elaborado por la doctora Meera Shekar, experta del Banco Mundial en nutrición y el Dr. Barry Popkin, de la Universidad de Carolina del Norte, la obesidad se encuentra, actualmente, entre las tres principales causas de muerte en todo el mundo, excepto en África, al sur del Sahara.

Por qué se gana peso

Disminución del gasto energético en reposo

Después de los 50, disminuye un 10 %, así que consumiendo la misma cantidad de calorías se tiene mayor tendencia al almacenamiento. Este descenso del gasto energético está relacionado con distintos factores metabólicos y hormonales que son diferentes en hombres y mujeres.

Pérdida de masa muscular

También conocida como sarcopenia. Empieza a partir de los 30 y, en cada década que sigue, se pierde entre un 3 y un 5 %.

Si hay menos masa muscular, se queman menos calorías. La grasa del cuerpo es el combustible que quema el músculo y, si se va teniendo menos músculo, el organismo consume menos glucosa y la grasa se va quedando en el cuerpo.

Comer sano sin aumentar de talla
Foto: Istock

Declive hormonal

Aparece con la menopausia. Está relacionado con el equilibrio entre progesterona y estrógeno. La primera se pierde más rápido que el estrógeno y el desequilibrio incita la subida de peso, ya que el estrógeno produce células grasas, pero la progesterona lo contrarresta.

Factores vitales

La disminución del ejercicio físico también es habitual, a veces, por el estado de salud. También el sueño se puede ver alterado, lo que lleva a un aumento de peso, así como al estrés o a la depresión.

Recomendaciones para no engordar

Equilibrio

Llevar una alimentación saludable, siguiendo una dieta mediterránea, por ejemplo.

Previsión

No esperar a ganar los kilos para hacer ejercicio o empezar a comer bien.

Moderación

Controlar mucho las cantidades en la comida y ajustarlas a las necesidades personales. Un truco puede ser comer en plato de postre.

Disciplina

Realizar 5 o 6 comidas diarias mejora el funcionamiento de nuestro reloj interno y ayuda a reducir el índice de masa corporal.

Planificación

Dividir las proteínas en las tres comidas principales del día también puede optimizar la síntesis proteica. No olvides incluir proteína en el desayuno.

Movimiento

Hacer ejercicio físico adaptado a las posibilidades de cada persona. Con la edad, es probable que algunos deportes no sean adecuados, pero hay otros que quizá no sean agresivos para las articulaciones, por ejemplo, y que ayudan a gastar energía y no engordar.

Hábitos

Es importante librarse de comportamientos nocivos, como el consumo de alcohol o tabaco. Establecer rutinas de sueño, practicar meditación y tener una vida social estimulante siempre son buenas medidas para mantenerte activa y no dejarte.

Cuanto más tiempo estés en el sofá, más ganas te entrarán de picotear y de caer en el sedentarismo.

Continúa leyendo