Consejos para llevar mejor las alergias

Si la primavera te está afectando, sigue nuestras recomendaciones para minimizar los efectos de las alergias estacionales.

Se calcula que entre el 15 y el 20 % de la población española tiene alergia al polen, una cifra que en los adolescentes alcanza el 40 %. En primavera, lógicamente, este tipo de alergia es la más grave, pero es un trastorno que puede sobrellevarse mucho mejor poniendo en práctica una serie de consejos básicos. ¡Apúntatelos!

 

¿Qué polen me afecta?

 

Conocerlo es fundamental para plantarle cara. Solo un 10 % de las personas alérgicas lo son a un tipo de polen; al resto le afecta más de uno.

 

Saber las plantas que te provocan reacción y su calendario de polinización te facilitará tomar precauciones justo cuando estén en pleno auge (echa un ojo a nuestro mapa).

- Gramínea (en azul claro): de abril a junio

- Ciprés y aligustre (en rosa oscuro): de enero a abril

- Abedul (en azul oscuro): de marzo a abril

- Plátano de sombra (en naranja oscuro): marzo

- Parletaria (en naranja claro): todo el año

- Olivo (en verde oscuro): de mayo a junio

- Salsola (en verde claro): de agosto a septiembre

- Artemisa (en rosa claro): de julio a agosto

 

Conoce la concentración de polen

 

Te ayudará a planificar tus salidas y evitar aquellos días y lugares con más concentración, por ejemplo. Y saberlo es bastante fácil: existen varias páginas web  y aplicaciones para dispositivos al respecto, como la de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) o la aplicación gratuita para Android y iPhone 'Polen Control'.

 

Viento y sol, mala combinación

 

Los días secos y calurosos concentran más cantidad de polen en el aire. Por otro lado, si hace sol y además viento, el alérgeno entra con más facilidad en los ojos, la boca o la nariz, así que tenlo en cuenta.

 

¿Has notado que después de llover te afecta menos?

Suele ser así, ya que ‘borra’ de la atmósfera las sustancias, pero ten cuidado: si después de la lluvia aparece un sol espléndido, a las pocas horas el polen ‘aparece’ con más fuerza.

 

Evita las horas críticas

 

Entre las 5 y las 10 de la mañana y entre las 7 y las 10 de la noche es cuando se concentra más polen en el ambiente.

 

¿Qué puedes hacer?

Por un lado, cerrar durante la noche las ventanas en casa para que el alérgeno no entre; mantenlas así durante el día (abre al mediodía para ventilar, que es cuando hay menos concentración de polen; y recuerda: con 10 minutos es suficiente). Y por otro, evitar las actividades al aire libre durante esas horas.

 

Controla tu estrés

 

La alergia es un trastorno autoinmune (es decir, una respuesta del propio organismo para protegerse), con lo que el estrés (que es otra respuesta de nuestro cuerpo a una situación crítica) puede agudizar mucho los síntomas.

 

¿El motivo?

Cuando nos estresamos, el cuerpo genera cortisol (la hormona del estrés) y también interleuquina, una proteína que precisamente provoca inflamación y agrava la rinitis, la conjuntivitis y el asma.

 

En tu ciudad, ¿qué plantas y árboles te afectan?

 

En función del lugar donde vivas, tienes más riesgo de desarrollar alergia al polen de las plantas y árboles que abundan en la zona (incluso se da más predisposición genética). Echa un ojo al mapa de España y toma nota de los meses en los que se produce la polinización de los árboles y plantas más abundantes.

Continúa leyendo