¿Crees que sufres estrés laboral? Presta atención a estas señales

Es uno de los males más generalizados del S.XXI y, sin embargo, raras veces sabemos detectarlo. Las señales para dar con él están más cerca de lo que creemos.

Todos sabemos lo que es, más o menos, el estrés y son innumerables los consejos que recibimos, por parte de medios de comunicación o personal sanitario, para ayudarnos a combatirlo pero… ¿Qué sucede cuando no sabemos detectarlo?, ¿cuáles son las señales evidentes que nos indican que padecemos estrés laboral?

El estrés laboral suele darse sobre todo en el entorno de las ciudades, aunque también se puede padecer en otros contextos, y aparece cuando las expectativas de nuestras obligaciones son mayores que nuestras capacidades de realización de las mismas. Tener más trabajo del que somos capaces de realizar o ser presionados por el entorno de jefes y compañeros, hace que se encienda la mecha. Padecer estrés provoca una serie de reacciones mentales y físicas que dan lugar a un cambio en las emociones, el rendimiento e incluso la salud.

Si partimos de esta base en nuestro entorno existen diferentes sensaciones físicas que, si las sufrimos a diario, nos indican que estaríamos dentro de un cuadro de estrés laboral. Si esto fuera así, se recomienda visitar a nuestro médico y hacerle partícipe de estos síntomas.

Los más importantes son los problemas para conciliar el sueño, dolores gastrointestinales y de cabeza, agotamiento o cansancio agudos, respiración entrecortada y disminución del hambre.

Además de los más evidentes existen otros signos que nos indicarían que, en un principio no podríamos detectar tan fácilmente como: la tendencia a comer o beber más (fruto de la ansiedad), temblores o calambres musculares, sudoración, palpitaciones, disminución de la libido sexual e incluso ganas de no levantarse por la mañana. Una larga lista que puede darnos luz de un problema que podemos estar sufriendo sin saberlo. Y es que es una realidad que sin localizar el problema, es muy complicado solucionarlo.

Continúa leyendo