¿Cuál es la mejor manera de tomar huevos?

Es la manera de prepararlos lo que marca la diferencia. Según la forma de cocinar los huevos obtendrás unos u otros beneficios nutricionales.

Es la manera de prepararlos lo que marca la diferencia. Según la forma de cocinar los huevos, obtendrás unos u otros beneficios nutricionales.

 

Tortilla para tus ojos

Los huevos contienen antioxidantes buenos para los ojos (luteína y zeaxantina), que se asimilan mejor junto a los lípidos, aportados por el aceite necesario para hacer la tortilla. Tómala mejor durante el desayuno, así tendrás tiempo de digerirla hasta el medio día y complétala con una ensalada de vegetales verdes ricos en vitaminas C como los berros o las espinacas, que complementan a los antioxidantes de los huevos.

Huevos 'mollet' para digestiones ligeras

Son más digestivos. Se trata de cocerlos solo durante 5 minutos, quedando la clara cocida y la yema semilíquida. Si no añades materia grasa, la que contiene el huevo no será problema y podrás digerirlos más fácilmente. Tómalos a la hora de la cena porque este plato no te pesará nada en el estómago y cuando vayas a acostarte la digestión ya estará terminada. Acompáñalos de féculas como las pastas, el arroz o las patatas.

Cocidos para alimentar los músculos

Son puras proteínas que te ponen en forma. Son perfectas en períodos de crecimiento, de dieta y para los deportistas. 2 huevos cocidos equivalen a 13 g de proteínas, el 22 % de la cantidad diaria recomendada. Tómalos después de hacer deporte porque facilitan la recuperación muscular y junto a alguna fruta rica en azúcares como el plátano o las uvas.

Pasados por agua: extra de vitaminas

Tres minutos de cocción y estarán perfectos, porque las vitaminas que se encuentran en la yema no tendrán tiempo de degradarse. 2 huevos pasados por agua contienen el 33 % de la cantidad diaria recomendada de vitaminas A, D, B2, B5 y una 15% de vitaminas E y B9. Si los tomas en el desayuno te cargarás de vitaminas para todo el día.

Continúa leyendo