¿Cuánto sol debemos tomar? Esto dice la ciencia...

Investigadores españoles han determinado el tiempo exacto de exposición para obtener la vitamina D que necesitamos.

Cuando llega el buen tiempo empezamos a leer recomendaciones sobre del sol de todo tipo: desde las que nos recomiendan  tomar el sol porque es bueno para la salud hasta advertencias que sobre lo dañino que resulta un exceso de sol.

¿Por qué es bueno tomar el sol?

Muchos estudios han demostrado que tomar el sol tiene importantes beneficios para la salud:

- Reduce la hipertensión: un estudio realizado por científicos de la Universidad de Maine (EE.UU.) demostraron que la luz solar combate la hipertensión.

- Bueno contra la artritis: la exposición regular a la luz ultravioleta B reduce el riesgo de desarrollar artritis reumatoide, según un estudio que se publicó en la revista Annals of the Rheumatic Diseases.

- Ayuda sintetizar la vitamina D. La radiación solar es la principal fuente de producción de vitamina D en humanos. Esta vitamina es fundamental para el cuerpo ya que ayuda a absorber el calcio, reduce los síntomas de depresión, fortalece los músculos, reduce las posibilidades de sufrir asma…

Eso sí, siempre que se tome de forma moderada y siguiendo las recomendaciones médicas adecuadas (en unas horas concretas, con protección solar…).

¿Y si se toma en exceso?

Por el contrario, tomar el sol en exceso y sin protección solar puede tener fatales consecuencias para nuestra salud: puede producir diferentes enfermedades de piel, entre ellas el cáncer y un envejecimiento prematuro de la piel.

¿Cuánto sol tomar?

El Grupo de Investigación en Radiación Solar de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) ha analizado el tiempo necesario de exposición solar para obtener la cantidad recomendada de vitamina D, sin que eso dañe la salud. Utilizaron como base la cantidad de sol de una ciudad como Valencia.

Durante el estudio se analizó la radiación que hay al mediodía (entre las 12:30 y 13:30) durante cuatro meses del año, uno en cada estación. Desde 2003 a 2010. Con estos datos se calculó el tiempo que produce un eritema, es decir el tiempo que hace que aparezca el típico enrojecimiento de la piel causado por una quemadura solar.

Llegaron a la conclusión de que en julio una persona con un fototipo de piel III, el más común en la población española, no debe exponerse al sol más de 29 minutos. Sin embargo en enero, una persona con la misma piel, puede permanecer en el sol hasta 150 minutos.

También se obtuvo el tiempo mínimo de exposición para conseguir la dosis recomendada de vitamina D. Los investigadores comprobaron que en enero con solo un 10 % de exposición corporal hacían falta unos 130 minutos para obtener la dosis diaria recomendada de vitamina D.

Sin embargo en otros meses más cálidos y con mayor exposición corporal (abril y julio y con un 25 % de exposición corporal) solo serían suficientes 10 minutos para adquirir una buena dosis de vitamina D. En octubre harían falta unos 30 minutos.

Los investigadores aseguran que, si el fototipo de piel es más claro o más oscuro, estos tiempos cambian.

Lo sorprendente de todo es que, aunque nuestro país tiene muchas horas de sol, se aprecia un alto porcentaje de deficiencia de vitamina D en varios grupos de población. El principal problema está en los meses de frío, ya que los niveles de radiación UV son mucho menores que en verano.

Eso sí, siempre es fundamental hacerlo siguiendo medidas de seguridad y sin olvidar un protector solar adaptado a tu tipo de piel.

Verónica Bravo Piqueras

Verónica Bravo

Soy periodista y una apasionada de la gastronomía, la cocina y la nutrición. Me confieso adicta al café y a la comida de verdad acompañada de un buen vino. Adoro viajar y las comidas familiares. Coach nutricional en proyecto y amante de la buena vida. Escribo, cocino, como y disfruto a partes iguales.

CONTINÚA LEYENDO