¿Cuántos vasos de agua hay que beber en un día de verano?

¿Son suficientes dos litros de agua al día? ¿U ocho vasos? Resolvemos las dudas más comunes sobre el consumo de agua en verano.

Todos los años, las autoridades sanitarias y los expertos nos recuerdan la importancia de tener una correcta hidratación en verano, animándonos a beber más agua que nunca en los meses de junio, julio y agosto.

En estas fechas, se repite el mismo mensaje: por lo general se recomienda un consumo de unos 2 litros de agua al día, o lo que es lo mismo, ocho vasos diarios. Sin embargo, esta cantidad no es del todo exacta y puede variar en función de muchas circunstancias. ¿Qué ocurre por ejemplo si hace más calor que de costumbre? ¿Y si haces ejercicio físico o tienes alguna enfermedad? ¿Y si te expones al sol directamente? ¿Cambia en función de dónde se viva? ¿Hay entonces que aumentar esos dos litros de agua al día para evitar problemas? ¿Hay que esperar a tener sed? ¡Resolvemos las dudas más frecuentes!

¿Cuántos litros de agua hacen falta al día?

Según las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina de Estados Unidos, la ingesta diaria adecuada de líquidos en un lugar con clima templado debe ser de aproximadamente de 3,7 litros al día para los hombres y de 2,7 litros para las mujeres. Sin embargo, teniendo en cuenta que la comida también aporta líquidos (especialmente la fruta o las verduras, en torno a un 20% del total que necesitamos), la cantidad de agua a beber directamente se suele reducir.

En lugares cálidos con temperaturas altas o con mucha humedad en el ambiente, los expertos recomiendan aumentar la cantidad de agua habitualmente ingerida, aumentando en un par de vasos el consumo diario. Lo mismo ocurre si se ha practicado algún ejercicio y se han eliminado líquidos a través de la sudoración.

¿Ocho vasos de agua al día?

Probablemente hayas escuchado más de una vez que la regla más fácil de seguir es la de beber ocho vasos de agua por día. Para algunas personas, menos de ocho vasos al día puede ser suficiente, pero para otras puede parecer poco... lo más recomendable para beber agua y mantenerse hidratado correctamente es atender a las señales del propio cuerpo (algo que va en sintonía con la alimentación intuitiva) y beber cuando se tiene sed (o incluso antes de que aparezca esta sensación, si hace calor) o si han pasado un par de horas sin que lo hayas hecho.

También tienes que tener presentes los síntomas más comunes de la deshidratación (dolor de cabeza, confusión, sequedad en los labios, mareos o tirantez en la piel) y también las señales de que estás bebiendo la cantidad de agua adecuada: Las señales son sencillas y fáciles de observar: si no tienes sed y tu orina es incolora o de un color amarillo muy claro, todo indica que la ingesta de líquidos es la adecuada. ¡No tendrás que preocuparte! Si por el contrario tu orina es de un color oscuro (y vas al baño con poca frecuencia), deberás añadir un par de vasos de agua más a tu dieta al día.

También te puede interesar:

Continúa leyendo