Vídeo de la semana

Cuida tu memoria. ¡Sigue las pautas más eficaces!

¿Se te olvidan las cosas? ¿No recuerdas lo que tienes que hacer o hiciste hace un momento? ¡Tu memoria necesita entrenamiento! Toma nota de las pautas más eficaces para cuidarla.

¿Se te olvidan las cosas? ¿No recuerdas lo que tienes que hacer o hiciste hace un momento? ¡Tu memoria necesita entrenamiento! Toma nota de las pautas más eficaces para cuidarla.

 

La memoria es el resultado de nuestra evolución como especie. Un proceso mediante el cual nuestras neuronas han creado circuitos y sinapasis químicas (uniones entre ellas) capaces de generar recuerdos. Aprende a proteger tu memoria. Sigue estos buenos hábitos.

Haz deporte a diario

 

Camina a buen ritmo media hora. No sólo va a ayudarte a activar la circulación haciendo que llegue más oxígeno (es decir, nutrientes) a tu cerebro, sino que -literalmente- va a potenciar tu memoria: según un estudio de la Universidad de Copenhague (Dinamarca) son suficientes 15 minutos de deporte intenso para consolidar mejor lo que aprendemos.

 

El ejercicio aeróbico (nadar, andar, correr...) es el que más aumenta la plasticidad del cerebro (su capacidad para adaptarse a diferentes situaciones y, así, volverse más resistente).

 

Vigila tu tensión arterial

 

La hipertensión favorece la inflamación de los vasos sanguíneos del cerebro, que se estrechan, con lo que se perjudica la llegada de oxígeno.

 

¿Cómo controlarla? No te pases de los 5 g de sal al día; toma fruta y verdura en abundancia; mantente activa; descansa bien y ¡toma el sol!: una investigación de la Universidad de Michigan (Estados Unidos) relaciona el déficit de vitamina D (que se sintetiza gracias al astro rey) y la hipertensión (tomarlo 15 minutos al día aleja el riesgo de padecerla).

Ojo con los fármacos

 

¿El motivo? Alguno de ellos alteran los niveles de la acetilcolina, que es la molécula principal relacionada con el aprendizaje y la memoria.

 

¿Qué tipo de fármacos? Los usados para los mareos, las úlceras, la incontinencia urinaria, algunos antidepresivos (tricíclicos) o los inhalatorios que se emplean para la bronquitis crónica.

 

Descansa bien

Y no solo se trata de dormir 8 horas. ¡Tenemos que ganar calidad de vida! Y eso pasa por dedicarnos tiempo a nosotras mismas; para la máquina, para que nuestro cerebro se ‘regule’.

 

Dormir 8 horas al día es fundamental para proteger la memoria, pero también bajar el estrés. Un poco no nos viene nada mal (‘aumenta los reflejos’); el problema viene cuando se cronifica porque, entonces, no dejamos de segregar cortisol (una hormona) y esto puede reducir la materia gris del hipocampo, lo que genera las pérdidas de memoria, según un informe del Hospital de Sant Pau de Barcelona (2013).

 

Alimentos amigos

 

Antes de nada: olvídate de las grasas saturadas (animales) que pueden aumentar el colesterol y así  dificultar la circulación y hacer que llegue menos oxígeno al cerebro.

 

¿Los alimentos que sí echan una mano? Chocolate negro al 70 % de cacao (por sus flavonoides -antioxidantes- que hacen que la sangre llegue bien); salmón (sus Omega 3 son antiinflamatorios); las uvas pasas, manzanas (antioxidantes); almendras (tienen fenilananina, un aminoácido que contribuye a sintetizar neurotransmisores).

Continúa leyendo