Cuida tus ojos en siete pasos

Cuidar los ojos es fácil y sólo precisa una serie de pautas. ¡Toma nota!

Cuidar tus ojos es muy fácil. Sólo pasa por unas pautas. ¡Síguelas!

 

Mantenlos siempre húmedos

“Al igual que la piel debe estar hidratada, los ojos necesitan estar húmedos. Para ello, pueden utilizarse lágrimas artificiales o bien gotas en caso de tener ojo seco (si es así, siempre pautadas por el médico)”, dice el doctor Gómez-Ulla. Además, cierra los ojos y pestañea cada cierto tiempo para así provocar su humedad. Y, ahora que comenzamos a usar la calefacción, procura que no te dé directamente en los ojos el aire seco de los climatizadores o calentadores.

 

Protégelos del sol

Sí, aunque ahora haya menos. Porque incluso con nubes los rayos ultravioleta resultan nocivos. “Hay que evitar someter los ojos a la radiación de los rayos UVA y UVB, usando gafas de sol en verano y oscuras en invierno”, dice Gómez-Ulla. Y ten cuidado con las horas del día: recuerda que durante el mediodía y el atardecer el sol está más bajo y sus rayos inciden de forma más directa en los ojos.

Descansa la vista

“Es fundamental. Se aconseja dormir 8 horas diarias”, apunta el especialista. Y es que “una higiene del sueño correcta es importante para la vista, porque el ojo estará mejor hidratado. Las personas que duermen poco o mal acusan síntomas de sequedad, sensación de cuerpo extraño o visión borrosa”, explican en la Clínica Barraquer de Barcelona. Por otro lado, también hemos de procurar su alivio en el trabajo: “Hay que realizar pequeños descansos mientras se trabaja, por ejemplo, frente a un ordenador. Cada 20 ó 30 minutos, se deben relajar los ojos 20 segundos mirando al horizonte sin enfocar ningún elemento”, añade el doctor.

 

Más horas al aire libre

“Aumentar el tiempo que se pasa al aire libre ayuda frente a las enfermedades propias de la retina, como la retinopatía diabética, la alta miopía, la degeneración macular o el desprendimiento de retina”, dice Gómez-Ulla. Busca las zonas verdes de tu ciudad, porque la polución puede ocasionar sequedad o sensación de cuerpo extraño. En este caso, mantenlos hidratados.

Lentillas y colirios

También has de extremar la higiene. “Las personas que lleven lentillas deben realizar una rutina de limpieza muy estricta para evitar infecciones: usar un líquido adecuado para limpiarlas y un recipiente libre de bacterias para guardarlas, y cambiar el líquido a diario”, dice Goméz-Ulla.  Y, antes de ponértelas o quitártelas, recuerda: lávate las manos.  Respecto a los colirios, utilízalos bien. Descártalos si, una vez abiertos, han trascurrido entre 25 y 30 días, ya que pierden propiedades. Antes de emplearlos, lávate también las manos. ¿Guardarlos? En un sitio fresco y libre de luz.

Continúa leyendo