Mindfulness, descubre cómo te ayuda la atención plena

Tus hijos, tu pareja, tu trabajo, tus amigos, las tareas diarias... ¿Te sientes desbordada? ¿Pierdes a veces 'el norte'? Descubre cómo puede ayudarte el mindfulness. Recupera tu paz interior.

Tus hijos, tu pareja, tu trabajo, tus amigos, las tareas diarias... ¿Te sientes desbordada? ¿Pierdes a veces 'el norte'? Descubre cómo puede ayudarte el mindfulness. Recupera tu paz interior.

 

Aquí  y ahora, no hay más

 

No hay más, sí, pero lo es todo. Piénsalo un poco: el pasado es inmodificable, por lo tanto ya no ‘existe’, y el futuro nunca llega, porque por mucho quefantasees con él, tu momento siempre es actual; siempre es hoy, siempre estás en el presente. No nos queda otra.

 

¿Crees que es una cruel trampa de la vida? No. Todo lo contrario. Es la clave para que ese futuro amable que ansías llegue; es decir, para que no tengas que esperarlo, sino hacerlo presente; para que  ‘tu momento’ sea pleno.

Escucha tu voz interior

 

Dirás que esto es fácil escribirlo, que hacerlo ya te parece un ‘poquito más complicado’. Y llevas razón. Es todo un proceso; “un camino en el que te has de poner cada mañana”, como dice el doctor Mario Alonso Puig, autor de Sé valiente. Cambia tu vida. El cociente agallas (Espasa). 

 

Y requiere entrenamiento; perseverancia. ¿Lo primero que hay que hacer? Desatender los dictados a los que tu mente te somete. ¿Cómo? “Empieza por escuchar la voz que habla dentro de tu cabeza, y hazlo tan frecuentemente como puedas.

 

Presta una atención especial a cualquier patrón de pensamiento repetitivo; a esos discos de gramófono que pueden haber estado dando vueltas en tu cabeza durante años”, explica el célebre Eckhart Tolle, autor de El poder del ahora (Gaia Ediciones).

 

Cuando escuches esta voz, no la juzgues, no la condenes (sería ‘caer en sus redes’; verte atrapada en la conducta que propicia). Si sólo la escuchas, podrás ‘separarte’ de ella; “pronto te darás cuenta de que la voz está allí y tú estás aquí, observándola. Esta comprensión de ‘yo soy’, esta sensación de tu propia presencia, no es un pensamiento.

 

"Surge de más allá de tu mente”, dice Tolle. Y ¿qué ocurre? Que al abrir espacio (¡que corra el aire!) entre esos pensamientos y tú (en realidad, entre ellos y lo que estás sintiendo), comienzas a liberarte de tu propia mente, a dejar que el presente (lo que sientes y cómo actúas) sea filtrado y sometido de forma continua por ella; lo podrás vivir sin que tus viejos patrones de pensamiento lo interpreten por ti. Estás en el ‘aquí y ahora’. Acabas de dar el primer paso hacia la atención plena o consciente (mindfulness).

Continúa leyendo