Decálogo para una buena digestión

¿Después de comer te sientes hinchada durante horas? Quizá, como el 60 % de las mujeres, no digieras bien los alimentos.

¿Después de comer te sientes hinchada durante horas? Quizá, como el 60% de las mujeres, no digieras bien los alimentos. Por eso engordas más fácilmente e incluso pueden sugerir deficiencias nutritivas. Aquí tienes 10 pautas que te ayudarán a solucionarlo.

 

1-De postre, un trozo de queso. Sus fermentos lácteos tienen probióticos, que ayudan a mejorar y agilizar todo el proceso digestivo. Por eso la Organización Mundial de la Salud lo recomienda como postre.

 

2-Un vaso de agua tibia al terminar. Es una recomendación muy extendida en la medicina oriental, porque tomar agua entre 37 y 39 grados tiene un efecto vasodilatador sobre el tracto digestivo, con lo que aumenta la irrigación sanguínea y se hace más efectivo el proceso. Basta con beber medio vaso.

 

3-Mastica cada bocado 15 veces. "Si no lo haces, aparecerá la sensación de pesadez tras la comida -comenta el entomólogo Juan Tarrés- pues estarás forzando al estómago y al intestino". ¿La razón? Cuando masticamos, con la saliva segregamos mucina, una sustancia que lubrica el bolo alimenticio.

 

4-La fruta, entre comidas. Los azúcares que contiene fermentan en el estómago, por lo que pasan al intestino casi intactos y allí son absorbidos con mayor rapidez si no están acompañados de otros alimentos.

 

5-Libérate del estreñimiento. Es el culpable del 50% de los problemas de digestión, por lo que combatirlo es fundamental.

6-Cuidado con las mezclas. Intenta no tomar en la misma comida lácteos con carnes o éstas con hidratos de carbono complejos. "Estas combinaciones, tomadas de forma frecuente, desequilibran la flora intestinal y producen estreñimiento crónico", explican en la Asociación Española de Nutrición Ortomolecular.

 

7-Una infusión al día. Es una solución perfecta, sobre todo cuando el principal síntoma de la mala digestión son los gases. "Estos están causados por fermentaciones mal hechas en el intestino y por los movimientos de este mismo órgano", explican en la Sociedad Americana de Gastroenterología. La infusión consigue activar la digestión para que las fermentaciones duren menos y los movimientos intestinales sean más efectivos.

 

8-Camina 15 minutos. Ayuda a que tu intestino se mueva mejor y, por tanto, a que los alimentos se asimilen antes. Eso sí, cuando andes después de comer, no lo hagas con demasiada intensidad.

 

9-Controla las intolerancias. Están detrás de muchos de los problemas de dispepsia o mala digestión. No es fácil dar con ellas, pero una vez que descubres qué te sienta mal, la mejoría es evidente.

 

10-Come con vino blanco (pero con mucha moderación). Si bebemos cerveza o refrescos mientras comemos, tomamos más cantidad de líquido, que diluye las secreciones de ácido y enzimas responsables de la digestión. El vino blanco, gracias a los compuestos ácidos de la uva, ayuda a que ésta sea más rápida.

 

Por Toni A. Neila

Continúa leyendo