Deportes y problemas auditivos, ¿hay relación?

Deporte y problemas auditivos pueden ir más unidos de lo que pensamos.

Deporte y problemas auditivos pueden ir más unidos de lo que pensamos. Ahora que se han acabado las olimpiadas la firma Oi2, dedicada al cuidado de la audición, ha elaborado un estudio para conocer qué deportes resultan más perjudiciales para el sistema auditivo en España, tanto en deportistas como en aficionados.

 

Según datos de dicha investigación, el 61 % de los españoles cree que los deportes acuáticos son, con diferencia, los más perjudiciales para la audición. A mucha distancia, le siguen los deportes practicados al aire libre como la escalada o el esquí (11 %), los deportes de contacto como el kárate o las artes marciales (9 %), los practicados en recinto cerrado en equipo como el baloncesto o el hockey (8 %), los realizados en recinto abierto en equipo como el fútbol o el rugby (6 %) y los practicados en recinto cerrado individualmente como la gimnasia artística (5 %).

 

Los eventos deportivos, ¿un problema para la audición?

Nuestros niveles de conversación normales son de unos 60 decibelios, y una sola exposición a ruidos de 85 a 110 decibelios, como la que nos podemos encontrar cuando asistimos a algunos conciertos, por ejemplo, puede dañar nuestros oídos de forma permanente.

¿Y acudir a un evento deportivo como espectador puede repercutir en nuestra salud auditiva? Así lo cree el 26 % de los españoles que reconoce que ha sufrido molestias en los oídos tras asistir a un evento.

 

Deporte y salud auditiva, un binomio relacional

En ocasiones la práctica del deporte y los problemas de audición pueden estar relacionados. La presión, el agua o una baja protección a bajas temperaturas son causas que pueden comportar en nuestros oídos posibles infecciones o incluso que se taponen.

 

¿Los españoles sienten malestar en los oídos tras practicar deporte? Según datos de la investigación, sólo el 13 % de la población ha sufrido molestias tras realizar deporte. Por otro lado, cada vez nos preocupamos más de la salud auditiva, pero cada vez tomamos más medidas y nos ponemos en manos de los especialistas.

Continúa leyendo