Descubre la Experiencia Monterrei de Coque Fariña, un auténtico fin de semana gastronómico

Soy Coque Fariña, cocinera y bloguera gastronómica. Me estreno como embajadora en Galicia de la revista y quiero compartir con vosotros mis visitas culturales y gastronómicas y sobre todo mi pasión por la cocina y todo lo que la rodea.

El pasado fin de semana viajé a Verín, un pueblecito de la provincia de Ourense que está casi en la frontera con Portugal.

Verín es un pequeño municipio conocido principalmente por su carnaval, sus aguas, el castillo que lo preside y el parador nacional. Pero yo no fui allí para ver a los cigarrones, figura típica del carnaval de la zona, aunque pude ver numerosas fotografías y esculturas por todo el pueblo, el motivo principal de mi visita era descubrir y disfrutar su gastronomía.

Experiencia Monterrei
Foto: Coque Fariña

Por eso la primera parada fue para conocer a Begoña Vázquez, cocinera y propietaria del restaurante O Regueiro da Cova. Uno de los restaurantes más conocidos de la zona, a pesar de llevar sólo cinco años abierto. Begoña es una joven cocinera enamorada de su tierra, que conjuga la cocina tradicional con la vanguardista. Creando platos innovadores, pero sin perder la esencia rural. Utiliza y ensalza el producto local, como pude comprobar con el menú que creó especialmente para mí, compuesto de:

  • Queso casero, mermelada de pimiento y pan de castañas
  • Caballa con kimchi
  • Risotto de navajas
  • Merluza y sus salsas
  • Carrilleras al vino
  • Tarta de queso y helado de pistacho
Queso casero
Foto: Coque Fariña

Un menú donde destacan productos de la zona como la castaña, el queso, los pimientos de Oimbra, conocidos como los pimientos más grandes de Galicia.

Después de esta deliciosa comida y de la amena charla con la cocinera sobre las maravillas de la huerta y el campo llegó la hora de catar los vinos locales con D.O Monterrei. La mayor parte de los vinos de esta denominación son deliciosos vinos blancos, frescos y afrutados. Hechos con la variedades autónomas Godello, Treixadura y en algunos casos con pequeñas aportaciones de Dona Branca. Vinos afrutados pero con cuerpo. También hay numerosos tintos jóvenes y envejecidos en barricas de roble, mayormente elaborados con uva Mencía, son vinos complejos y con matices diferentes.

Risotto de navajas
Foto: Coque Fariña

Un buen lugar para conocer estos vinos es Couto Mixto, un pueblecito situado en la "Raia" que es como se conoce la frontera entre Galicia y Portugal y que fue independiente durante 700 años. Vamos, la aldea gala gallega, sólo faltan Asterix y Obelix.

Ahí encontré una bodega que lleva el mismo nombre y donde pude catar dos grandes vinos. Me encantó la bodega, que consta de un inmenso lagar en el centro del local y que hoy en día se utiliza para actividades culturales. Un lugar de reunión para los vecinos que comparten con los numerosos turistas, españoles y portugueses, que acudimos fascinados por la historia del lugar.

Carrilleras
Foto: Coque Fariña

La última visita fue a una bodega familiar situada en la zona del Rosal. Bodegas Triay, que elabora vinos artesanales de producción limitada. Donde su propietaria Puri me transmitió su amor por la cultura del vino y su tierra, heredada de sus padres y abuelos. Paseamos por sus viñas mientras me contaba emocionada todas las fases de la uva hasta su recolección, hablaba con tanto amor de su trabajo que resultaba contagioso.

Después del paseo entramos a la bodega, y allí me explicó cada paso hasta llegar al resultado final, como se trata la uva y todo el proceso de elaboración del vino. Por último, pude degustar el fruto de su trabajo, con una pequeña cata de vinos acompañados de productos locales. Una maravilla de cata en la que prometí volver en temporada de vendimia para ver todo el proceso.

Bodegas Triay
Foto: Coque Fariña

Una fantástica visita en la que descubrí las bondades de esta tierra, los grandes productos que se obtienen de ella y sobre todo el amor que mucha gente siente por el lugar donde nació y que hace que su vida y su trabajo se basen en disfrutar, ensalzar y difundir los beneficios de esa tierra, su tierra.

En definitiva, fue un fin de semana muy provechoso, en el que pude disfrutar de los grandes platos de Begoña y aprender sobre el vino con D. O MONTERREI. Toda una experiencia que recomiendo encarecidamente a aquellos visitantes que se acerquen por la zona.

Un fin de semana al que bauticé con el nombre de: Experiencia Monterrei.

Y del que saqué muchas ideas para nuevas recetas.

Continúa leyendo