Descubre la paleodieta

La Paleodieta no es propiamente una dieta, sino un tipo de alimentación que reproduce los nutrientes existentes en el Paleolítico.

La Paleodieta no es propiamente una dieta, sino un tipo de alimentación que reproduce los nutrientes existentes en el Paleolítico y se adecúa a los hábitos alimenticios de esta época. Descúbrela.

La Paleodieta no es propiamente una dieta, sino un tipo de alimentación que reproduce los nutrientes existentes en el Paleolítico y se adecúa a los hábitos alimenticios de esta época. Descúbrela.

 

Más que adelgazar

Con este modelo de nutrición no se busca sólo conseguir nuestro peso deseado, sino también de sentirnos bien y vivir mejor, más sanos y fuertes. ¿Cuál es su origen? El origen de la Paleodieta nace del conocimiento cada vez mayor de los hábitos alimenticios del Paleolítico (desde hace dos millones de años hasta hace 10.000) y del hecho de que estos hábitos son los que han llevado a cabo la mayor parte de las generaciones de la especie humana (aproximadamente unas 76000). Por ello se plantea que nuestra fisiología esta mejor adaptada a los alimentos con los que más ha convivido que a los aparecidos a partir del Neolítico y la revolución industrial. Cada vez hay más evidencia que la comida adulterada, los azúcares, el gluten o el exceso de lácteos nos inflama y nos vuelve adictos a los alimentos.

 

¿Qué debo entonces comer y en qué me beneficia?

Aquí tienes algunas pautas si quieres iniciarte en la Paleodieta:

Proteínas

Este tipo de nutrición debe contener, entre otras cosas, proteínas que podemos encontrar en la carne, el pescado, los huevos o el marisco. Al contrario de lo que se puede pensar, la Paleodieta no es hiperproteica y no incentiva un consumo abusivo de carne.

 

Carbohidratos

El otro punto en el que se basa la Paleodieta es en la ingesta de carbohidratos presentes, principalmente, en la fruta, la verdura y los tubérculos. Todo debe ser –en la medida de lo posible- de alta calidad biológica, de granjas y cultivos responsables.

 

Grasas

La Paleodieta recomienda el consumo de grasas sanas promoviendo cultivos de mucho menos impacto ambiental que el de los cereales, que requieren grandes extensiones de monocultivo y un alto consumo en fertilizantes que contaminan el medio ambiente. Este tipo de grasas sanas las podemos encontrar en la carne, pescado, huevos, aceite de oliva y de coco, aguacate o frutos secos.

 

Bebidas

Tan importante es la comida como la bebida cuando se sigue la Paleodieta. La bebida principal es, por supuesto, el agua. También puede alternarse con el consumo de zumos naturales de frutas y/o verduras e infusiones sin edulcorar.

 

 

Lo que no se debe comer

Esta dieta trata de recuperar la concordancia con nuestra fisiología y, para ello, evita los nutrientes recientes que presentan las sustancias inflamatorias (grasas trans, lectinas o gluten) que la Revolución Agrícola primero (cereales y lácteos) y la Revolución Industrial después (azúcar, grasas trans y aceite vegetal) incorporaron a la dieta del hombre actual. Por ello, hay que evitar el pan, la pasta, las harinas, los cereales en general, los aceites refinados de girasol, maíz y soja, azúcares y edulcorantes. Tampoco se debe ingerir lácteos y alcohol.

 

¿Cómo iniciarte en la Paleodieta?

Para seguir este tipo de nutrición puedes acudir a un especialista que adecúe un plan nutricional en función de tus necesidades. Pero si quieres seguir la Paleodieta puedes hacerlo también mediante programas online. En España un equipo de emprendedores han creado la primera app paleo, Mammoth Hunters, que consiste en un programa de entrenamiento y nutrición basado en el estilo de vida paleo. Sólo en nuestro país la utilizan más de 20 mil personas. Esta app programa diariamente menús personalizados adaptados a los objetivos de cada usuario con las dosis adecuadas de proteínas, carbohidratos y grasas. También facilita la lista de la compra con todos los ingredientes necesarios para organizar la semana. Además de en nuestro país la app se ha popularizado fuera de nuestras fronteras: en el mundo la utilizan más de 100 mil personas.

La opinión experta

Néstor Sánchez, cofundador de Mammoth Hunters,  apunta: “Los primeros efectos de la Paleodieta son una mejora de la digestión y una reducción de procesos autoinmunes como la soriasis, una mejora del patrón de sueño y niveles más altos de energía. La Paleodieta es también preventiva de lesiones deportivas y aumenta sustancialmente la regeneración de tejidos en caso de tener una. Los tres objetivos principales de esta alimentación son evitar la carga glucémica derivada de los productos refinados como el azúcar, el pan o la pasta; eliminar la reacción proinflamatoria derivada del azúcar y de los antinutrientes presentes en los cereales, las legumbres y la leche; y establecer un equilibrio ácido-base. De esta manera, en tan solo diez días pueden bajarse una o dos tallas de cinturón gracias a la desinflamación que se produce en el aparato digestivo”.

Continúa leyendo