Vídeo de la semana

Desmontamos los mitos nutricionales que existen sobre el huevo

¿Si los comes crudos tienen más proteínas? ¿Pueden comerse aunque haya pasado la fecha de consumo preferente? Aclaramos dudas y desmontamos mitos que existen en torno a los huevos.

¿A quién no le mola la tortilla? ¿O unos huevos rotos para compartir? O si estás en un mood más healthy, ¿unos huevos revueltos acompañados de verduras o sobre una tosta en el desayuno? El huevo es, sin duda, un ingrediente básico en numerosas recetas y que resulta de lo más versátil. Puedes cocinarlo de mil maneras y además es difícil que el resultado no sea bueno. 

A nivel nutricional, por cada 100 gramos de huevo se estima que 73.8 gramos son de agua, 12.9 gramos de proteínas, 0.6 gramos de glúcidos, 11.7 de lípidos, 550 mg de colesterol, 2.7 mg de hierro, 58 mg de calcio, 13 mg de magnesio, 221 mg de fósforo, 144 mg de potasio, 121 mg de sodio y su valor calórico es de 159 calorías. Con semejantes características, nos encontramos ante un alimento muy interesante, pero existen en torno a él diversos mitos que merecen ser desmentidos. ¿Quieres averiguar cuáles son? Continúa leyendo. 

Los mitos más comunes relacionados con los huevos son...

‘Los huevos crudos aportan más proteínas’

Falso.Tomarlos sin cocinar es una práctica que siguen algunos deportistas convencidos de que así les aportan más proteínas, pero esta creencia es completamente errónea. Los huevos crudos tienen las mismas proteínas que los cocidos, con la diferencia de que el organismo es capaz de absorber el doble de proteínas de estos últimos que de los crudos.

Por otra parte, la salmonelosis es una de las enfermedades que puede ser provocada por la ingesta de huevos sin cocinar, por lo que es mejor cocinarlos aunque sea ligeramente. Eso te ahorrará disgustos varios.

‘No se pueden comer después de la fecha de consumo preferente’

Falso. Los huevos se pueden seguir comiendo entre cinco y seis semanas después de haber expirado la fecha de consumo preferente. El mal olor es además un claro indicativo de que los huevos están en mal estado. Aún así, ante la duda, introduce los huevos en agua del tiempo: si se van al fondo, están frescos pero si flotan en la superficie, mejor tíralos. Si se quedan flotando a medio camino, aún están buenos, aunque no tan frescos. Una vez cocidos no los conserves más que un par de días y hazlo siempre en frío.

‘Los huevos rubios son mejores’

No hay ninguna evidencia de esto y además, el color de la cáscara depende únicamente del tipo de la gallina que los pone. El tono y aspecto general no determina si son más o menos nutritivos, pero sí que la raza, la alimentación y las condiciones en las que se crían las gallinas tienen mucho que ver en la calidad.

‘Si tienen una pequeña mancha roja, tíralos’

La presencia de esa mancha puede resultar desagradable a la vista, pero no implica que el huevo se encuentre en mal estado. Se trata de un indicativo de que se ha roto algún vaso sanguíneo antes de la puesta. No es muy frecuente y el huevo es perfectamente comestible aún presentando esa manchita, que también puede denotar una falta de vitamina A en la gallina, pero nada más.

‘Hay que conservarlos en frío’

Esta afirmación es cierta, aunque estemos acostumbradas a que en las tiendas no sea así. Lo mejor es conservarlos siempre a la misma temperatura y una vez fríos, no hay que tenerlos mucho tiempo a temperatura ambiente, porque son muy porosos y la humedad podría penetrar la cáscara y provocar el crecimiento de bacterias, moho, etc.

leonor nieto garcia

Leonor Nieto García

¿El mejor plan? Salir de cañitas y pinchos. Periodista y Community Manager amante del buen comer, de compartir plato y experiencias y brindar con alegría por las cosas buenas.

Continúa leyendo