Vídeo de la semana

Di adiós a la ansiedad

Se trata de una reacción muy intensa del organismo, y se calcula que alrededor del 40 % de los españoles la ha sentido alguna vez. ¿Es tu caso? Te explicamos cómo salir de ella.

El miedo y la ansiedad forman parte de nuestras vidas. Son reacciones primarias necesarias que nos preparan para responder eficazmente ante un peligro. Sin embargo, si esa reacción se cronifica y se mantiene en el tiempo, se convierte en un problema. “Si sufrimos una reacción de ansiedad muy intensa, no la controlamos y se acompaña de síntomas físicos como taquicardias, opresión en el pecho, sensación de ahogo o temblor, muy probablemente estaremos experimentando un ataque de ansiedad”, explica Manuel Alfonso Simón, especialista en Psiquiatría y miembro de Top Doctors.

Síntomas de alarma

Lo que piensas: preocupación, inseguridad y sentimientos negativos sobre uno mismo.

Lo que sucede en tu cuerpo: malestar en el estómago, sudor, temblor, tensión y palpitaciones o aceleración cardíaca.

Lo que se manifiesta en tu comportamiento: evitas ciertas situaciones, aparecen movimientos repetitivos (tics) o fumas, comes o bebes en exceso.

En resumen, “podríamos dividir los síntomas en físicos y cognitivos”, explica el doctor Jaime Adán, especialista en esquizofrenia, ansiedad, depresión y miembro de Top Doctors. Entre los físicos destacan las taquicardias, la boca seca, el temblor y manifestaciones corporales (como pueden ser los tics). Entre los cognitivos cabe mencionar los pensamientos negativos de que pasará algo malo.

Tipos

La ansiedad normal se produce cuando estamos más nerviosos en un momento puntual (como en la preparación de una boda o los días previos a presentarnos a unas oposiciones). Se da en situaciones concretas, pero podemos controlarla y desaparece cuando se solventa la situación.

La patológica supera en intensidad el umbral de la ansiedad normal y no la vencemos con el tiempo. Puede tener su origen en causas biológicas, experiencias de la infancia, la incapacidad de enfrentarse a un problema, el estrés mantenido, la falta de autoestima, el alcohol o estimulantes...

La importancia del sueño

Cuando estamos nerviosos o estresados nos cuesta conciliar el sueño. ¿Pero puede el insomnio generarnos ansiedad? Al parecer, sí. Según un estudio del Instituto de Medicina del Sueño, dormir poco (o nada) está ligado a trastornos como la depresión, la ansiedad y los problemas psicológicos. Además, el trastorno del sueño se encuentra presente en casi todas las afecciones psiquiátricas y las personas con insomnio crónico están en alto riesgo de desarrollar un trastorno de ansiedad.

Qué hacer ante un ataque

Debemos acudir a urgencias para descartar otro tipo de enfermedades. Es importante no automedicarnos sin un buen diagnóstico previo, dado que es fundamental conocer y analizar las causas que lo han desencadenado para recibir el tratamiento adecuado. Según el tipo de ansiedad que tengamos, el especialista establecerá un plan terapéutico personalizado que generalmente combina la visita a un psiquiatra y a un psicólogo.

La ansiedad en el trabajo

Te cuesta dormir: y cuando te despiertas, lo haces pensando en la oficina.

Actitudes compulsivas: te levantas constantemente al baño o te dedicas a ordenar tu mesa todo el rato.

Muy perfeccionista: te exiges demasiado y nunca estás satisfecho.

Maniático: tus compañeros te han llegado a decir que estás muy irritable.

Pensamientos negativos: te vienen a la cabeza imágenes desagradables del trabajo.

Aparición de miedos: empiezas a tener fobias a cosas que antes no tenías, como a quedarte solo en el trabajo.

La solución: habla con tus superiores por si fuera posible reducir tu volumen de trabajo o gestionarlo de una forma más eficiente. Decora tu escritorio con objetos personales que te levanten el ánimo. Cuando termines tu jornada laboral, no te encierres sola en casa: queda con tus amigos, disfruta de tu familia o sal a hacer deporte. Relativiza los problemas y ¡no te los lleves a casa!

También te puede interesar:
Macarena

Macarena Orte

Continúa leyendo