Día internacional sin dietas: Por qué debes tener cuidado con ellas

El 6 de mayo de cada año se celebra el día internacional sin dietas, una cita que tiene como fin promover la aceptación del cuerpo y su diversidad de formas, además de llamar la atención sobre los peligros que entrañan algunas dietas y la obsesión por el físico.

Ponerse “a dieta” es aún muy habitual en nuestra sociedad. Normalmente se asocia al género femenino, aunque no es algo que hagan exclusivamente las mujeres. En la mayoría de los casos, se hace con fines estéticos, para conseguir un cuerpo más delgado o estilizado. Actualmente este es el canon de belleza en nuestro entorno, aunque esto no es necesario decirlo, porque podemos verlo en todas partes. No solo en todo lo que nos llega a través de los medios de comunicación, la publicidad o las películas, sino también en lo que recibimos a partir de otras influencias; por ejemplo, a través de familiares, amigos, etc.

Día internacional sin dietas
Foto: Istock

La idea que se nos graba en la cabeza, ya sea de forma consciente o inconsciente, es que el éxito y la belleza están unidos a un cuerpo estilizado. Solo tenemos que echar un vistazo a cualquier película o serie de televisión, donde los protagonistas son guapos y esbeltos. No suelen aparecer personajes con sobrepeso u obesidad y cuando lo hacen es para encarnar valores negativos: son fracasados, tontos, vagos, malvados o excéntricos.

Estas referencias y toda la presión social que las acompañan, nos llegan desde edades bien tempranas, especialmente en el caso de las niñas, y nos acompañan durante toda la vida. Por eso no es de extrañar que abunden ciertos pensamientos que ponen la piel de gallina, como eso de “si estás gorda es porque no te esfuerzas lo suficiente” o “tengo que adelgazar cueste lo que cueste”. Llegamos así a una situación que no es sana para nadie: las personas con exceso de peso sufren rechazo y marginación, con los daños psicológicos que eso conlleva, mientras que las que quieren adelgazar a toda costa (que a menudo son también las anteriores), llegan a poner en riesgo su salud con tal de perder unos kilos.

Rompiendo mitos

Para romper estereotipos y acabar con esas actitudes y comportamientos que pueden ser tan dañinos, conviene aclarar algunas cosas.

  • La obesidad y el sobrepeso no se miden en kilos, sino que se definen por la acumulación de grasa corporal. Podemos entenderlo fácilmente con un ejemplo: una persona que haga culturismo puede pesar muchos kilos debido a su musculatura, pero no tiene acumulación de grasa, así que no sufre sobrepeso ni obesidad.
  • La solución no es tan simple como “correr más y comer menos”. Ni es tampoco un problema de “fuerza de voluntad”. Hay muchísimos factores que influyen en el sobrepeso y la obesidad: socioeconómicos, culturales, genéticos, hormonales y un largo etcétera., muchos de los cuales escapan al control de la persona que los sufre.
  • Tener un cuerpo esbelto no es sinónimo de salud. Se puede ver lo que ocurre, por ejemplo, con las dietas restrictivas, como la de la alcachofa. Si nos alimentamos exclusivamente a base de sopa durante dos semanas, es muy probable que perdamos peso, pero nuestra salud puede verse seriamente afectada
  • El exceso de peso se asocia con enfermedades como la diabetes o enfermedades cardiovasculares. Pero eso no significa que una persona con exceso de peso sea una persona enferma.
  • El peso ideal no existe. Muchas personas están convencidas de que tienen que alcanzar “un peso correcto” o “un peso ideal”, pero no debe ser una meta a seguir. La meta debe ser adquirir unos hábitos saludables.
  • No se trata de “comer menos”, sino de alimentarse de forma saludable.

Algunos de estas cuestiones son precisamente los que se defienden en el día internacional sin dietas.

Día Internacional sin Dietas

Sin dietas
Foto: Istock

El día internacional sin dietas es una iniciativa propuesta por la feminista británica Mary Evans Young en el año 1992 y entre sus metas se encuentran las siguientes:

  • Poner en duda el canon de belleza actual, es decir, la idea de que hay una forma corporal “correcta”
  • Tomar conciencia acerca de las obsesiones por el peso y advertir sobre los riesgos que pueden entrañar las dietas (las que se suelen llamar “dietas milagro”, como la de la piña, la de la luna o la de la alcachofa)
  • Concienciar acerca de la “gordofobia”, es decir, la discriminación a la que son sometidas las personas que tienen exceso de peso
  • Recordar a las víctimas de los trastornos de la conducta alimentaria (por ejemplo, anorexia y bulimia) y de la cirugía estética asociada a la pérdida de peso (por ejemplo, liposucción).

¿Qué podemos hacer?

En resumen, se trata de evitar la obsesión por el peso y por el cuerpo; seguir una dieta saludable, adaptada a nuestros gustos, hábitos y necesidades, y mantener una relación sana con la alimentación, sin obsesiones ni remordimientos. Todo esto es muy fácil de decir, pero a menudo es muy difícil ponerlo en práctica. Por eso en muchos casos es conveniente pedir ayuda a un profesional sanitario, como un dietista-nutricionista, que es la profesión de referencia en este ámbito.

También te puede interesar:
Miguel Ángel Lurueña

Miguel Ángel Lurueña

Soy Doctor en Ciencia y Tecnología de los Alimentos e Ingeniero Técnico Agrícola (Esp. Industrias Agrarias y Alimentarias) y me dedico a la divulgación científica en materia de alimentos desde hace más de 10 años. Soy autor de la web Gominolas de petróleo y del libro ‘Que no te líen con la comida’ (Ed. Destino, 2021). Colaboro habitualmente con diferentes medios de comunicación, como El País, Radio Nacional de España, Maldita.es o Consumer e imparto formación en diferentes organismos (p.ej. Universidad de Oviedo). Antes de todo eso, trabajé en la Universidad de Salamanca como profesor, donde realicé diferentes proyectos de investigación que me permitieron publicar varios artículos en revistas científicas. Después trabajé como autor de materiales docentes para diferentes organismos (p.ej. Ministerio de Educación) y como consultor independiente para industrias alimentarias.

Continúa leyendo