Vídeo de la semana

Alimentación

Diabetes y alimentación: qué factores influyen en la aparición de esta enfermedad

¿Cómo influye la alimentación en la aparición de diabetes? ¿Hay alimentos que aumentan el riesgo de desarrollar esta enfermedad? Resolvemos dudas de la mano de los expertos.

diabetes
Foto Istock

Existen diferentes tipos de diabetes y todas ellas forman un grupo de enfermedades metabólicas que se definen por tener un nivel elevado de azúcar en sangre. La glucosa es la principal fuente de energía de nuestro cuerpo y proviene de los alimentos que comemos. Por ese motivo, consumir un exceso de azúcares y grasas provoca un aumento del tejido adiposo, también llamado grasa corporal, cuyas consecuencias van más allá del simple aumento de peso que pueda experimentar la persona.

Este tejido adiposo genera que la insulina -una hormona que producimos en el páncreas, encargada de llevar la glucosa de la sangre al interior de las células, donde se emplea como fuente de energía- reduzca su efecto, favoreciendo el descontrol de la glucemia. Cuando la insulina es deficitaria o no funciona correctamente, los niveles de azúcar en sangre se elevan de forma mantenida y, con el tiempo, lesionan diferentes órganos de nuestro cuerpo.

Por su parte, la glucosa aumentada en sangre a lo largo del tiempo lesiona los vasos sanguíneos y produce las complicaciones derivadas de la enfermedad, como el daño del corazón, la retina o el riñón. Precisamente, las complicaciones habituales derivadas de una diabetes mal tratada o desconocida son las siguientes: ceguera, amputaciones, enfermedades cardiovasculares y muerte prematura. Teniendo esto en cuenta, cabe destacar la importancia de diagnosticar lo antes posible esta enfermedad y, sobre todo, tratarla de manera apropiada.

Existen dos tipos de diabetes más frecuentes entre la población. En primer lugar, la diabetes tipo 1, en la que el sistema inmunitario de defensa ataca por error las células del páncreas, impidiendo la normal producción de insulina. Sin embargo, este tipo es el menos habitual, ya que solo la padece un 5% de todos los casos diagnosticados. Esta enfermedad afecta a la población infantil y adolescente, aunque hay casos que debutan a una edad adulta joven. El tratamiento, en este caso, es insulina pinchada de por vida.

En segundo lugar, encontramos la diabetes tipo 2, la más frecuente de todas, ya que ocurre entre un 90 y un 95% de los casos diagnosticados. Se presenta a partir de los 40 años de edad, especialmente en mayores de 60, y se asocia siempre con la obesidad. El estilo de vida y la alimentación juegan un papel clave en la aparición de este tipo de diabetes.

En este caso, el páncreas deja de producir insulina porque gasta todas las reservas en el control de los elevados niveles de azúcar en sangre, inherentes a dietas erróneas y al sobrepeso, o bien la insulina que produce es defectuosa. Además, en este tipo, el proceso revierte si se pierde peso, por lo que el tratamiento es la dieta y los antidiabéticos orales.

En ese sentido, los hidratos de carbono simples, como los azúcares refinados presentes en dulces, bebidas azucaradas y bollería, se han relacionado con un mayor riesgo de desarrollar obesidad y diabetes tipo 2. Estas dos enfermedades van de la mano y, por eso, su tratamiento tiene un primer escalón común: las modificaciones de estilo de vida.

Dentro de las recomendaciones para prevenir la aparición de la enfermedad, destaca la realización de actividad física regular, con el objetivo de aumentar el consumo energético y mejorar la composición corporal. El otro pilar es el desarrollo de una alimentación saludable, basada en un patrón de dieta mediterránea, cuyos beneficios cardiovasculares han sido demostrados en diversos estudios científicos, como el PREDIMED.

Evitar los alimentos grasos, los dulces y, en general, la llamada comida rápida reduce el estrés al que sometemos a nuestro páncreas, asegurando una menor resistencia a la insulina, hiperglucemia y un menor desarrollo de diabetes.

Artículo ofrecido por el Dr. José Atencia Goñi, especialista en Endocrinología y Nutrición del Hospital Vithas Madrid La Milagrosa; y Dr. Rafael Simón Gallardo, especialista en Medicina Interna del Hospital Vithas Medimar.

También te puede interesar:

Continúa leyendo