¿Qué es Colesterol Alto?

En términos médicos se denomina hipercolesterolemia. El colesterol es una grasa que fabrica el propio organismo mediante la dieta, y es necesario para la síntesis o formación del tejido nervioso, la vitamina D, algunas hormonas y el ácido biliar, que digiere  la grasa. Aunque no existen colesteroles distintos, según el tipo de lipoproteínas -partículas esféricas formadas por proteínas y lípidos- mediante el que el colesterol se transporta  en el organismo, los expertos distinguen entre colesterol bueno y malo. Así, la Sociedad Española de Hipertensión denomina colesterol malo al que va unido a la lipoproteína LDL (de baja densidad) y  colesterol bueno al que va unido a la lipoproteína HDL (de alta densidad). El colesterol malo tiende a depositarse  en las paredes de los vasos sanguíneos (en ese caso, las lipoproteínas LDL contienen un 47% de colesterol, se oxidan y forman placas de grasa que obstruyen las arterias volviéndolas rígidas). Sin embargo, el colesterol bueno libera a las paredes de los vasos sanguíneos del exceso de colesterol (aumenta con el ejercicio físico y una dieta rica en fibra y baja en grasa).
¿Qué es la hipercolesterolemia? Se trata del exceso de colesterol en sangre. La cantidad óptima de colesterol total debe ser inferior a 200 mg/dl (el colesterol bueno debe estar por encima de los 55 mg/dl). Empieza a ser peligroso para el corazón a partir de 240 mg/dl, sobre todo si los índice de colesterol malo superan los 170 mg/dl.
¿Qué lo provoca? Aparte del factor hereditario, la obesidad, el sedentarismo y el exceso de alcohol y estrés. Además, respecto a la dieta, el colesterol malo aumenta cuando se abusa del consumo de la grasa de origen animal, de los quesos grasos y embutidos.
¿Cuáles son los síntomas? No tiene, a no ser que la enfermedad se encuentre en fase avanzada. Entonces, puede producir pérdidas de memoria, lagunas mentales, infartos...
¿Cómo se puede reducir el colesterol malo (LDL)? Los médicos recomiendan limitar el consumo de grasas al 25-35 % de las calorías diarias, eliminando la grasa animal y los aceites de palma, de coco y la manteca, y aumentando la ingesta de fibra. También adelgazar si se está obeso y hacer ejercicio físico.

CONTINÚA LEYENDO