Dieta de la sopa: ¿realmente funciona?

¿En qué consisten estas dietas a base de sopas? ¿Son peligrosas para la salud? ¿Funcionan? Te lo contamos.

Es probable que si estés intentando adelgazar, hayas recurrido en algún momento a la dieta de la sopa. Sobre todo en invierno, cuando este plato caliente y reconfortante apetece mucho más…

Lo cierto es que hay diversas dietas basadas en sopas (la dieta de la sopa de repollo, la dieta a base de caldo, la dieta de sopa de col…) aunque todas siguen los mismos principios: restringir la ingesta de alimentos sólidos durante una semana y priorizar el consumo de sopas y cremas saciantes. Pero, ¿son realmente efectivas estas dietas? ¿Se pierde peso con ellas? ¿Tienen algún beneficio o riesgo para la salud? Te lo descubrimos, por partes.

Tipos de dietas a base de sopas:

La dieta de la sopa de repollo: Implica comer una sopa a base de caldo de vegetales que contiene repollo y otras verduras bajas en carbohidratos. Además de la sopa de repollo, están permitidas la leche descremada u otras verduras de hoja verde.

Dieta de sopa de frijoles: Es una de las dietas más populares de los últimos años. Consiste en comer la sopa de frijoles, verduras y champiñones del doctor Michael Greger, su creador, hasta dos veces al día.

Dieta de la sopa quemagrasa: Esta reconocida dieta fue diseñada por los médicos del Sacred Heart Memorial Hospital, en Estados Unidos, para ayudar a los pacientes que debían ser operados de corazón a perder peso rápidamente. Consiste en tomar durante 7 días una sopa hipocalórica con repollo, cebolla, tomates, apio, pimientos y agua.

¿Son efectivas estas dietas?

Las dietas a base de sopas son posiblemente las más rápidas para conseguir una bajada de peso notable, en 5 o 10 días se pueden perder hasta 5 kg y pueden verse resultados. Eso sí, la mayor parte de los kilos que se pierden en estas dietas se debe principalmente a una pérdida de agua en lugar de grasa, y al ser una bajada brusca, es probable que se recupere el peso perdido al dejar la dieta (el temido efecto yoyó).

Son dietas muy restrictivas en nutrientes y por ello sólo se deben seguir durante un período corto de tiempo, con el asesoramiento de expertos. Además, con estas dietas hipocalóricas se produce un descenso del nivel de energía y de concentración; se puede perder masa muscular y sobre todo, pasar hambre y sufrir ansiedad. Así que tú sabrás si te conviene… Nosotras somos partidarias de incluir las sopas mejor en un plan de alimentación saludable y variado, para perder peso a largo plazo.

Continúa leyendo