Dieta detox: adelgaza eliminando toxinas

También te puede interesar: 3 dietas detox a examen
Dieta Detox: Adelgaza Eliminando Toxinas

Una limpieza general es el paso previo -y obligado- antes de ponerse en forma, por eso, te traemos esta dieta detox  que el Dr. Manuel Sánchez, responsable de la Unidad de Nutrición y  Dietética de la Clínica Planas ha diseñado en exclusiva para Mía. Es un programa dietético de 5 días al que él prefiere llamar 'dieta de la recuperación', ya que tiene como fin volver progresivamente a un modo saludable de alimentación que, además, ‘detoxifique’ nuestro organismo.

¡Puedes conseguirlo! Empezarás a notarlo enseguida (los primeros síntomas de la depuración del organismo se aprecian en la cinturilla de los pantalones: ¡se ‘afloja’!) pero antes de empezar recuerda que es fundamental mantener una actitud positiva en todo momento. No veas la dieta como un castigo, sino como un regalo que haces a tu organismo y a todos tus sentidos.


El objetivo principal es depurar y desintoxicar el organismo

Por el momento, olvídate de los kilos. ¿Te cuesta? Lo entenderás con un sencillo ejemplo: ¿pintarías las paredes de tu casa o renovarías la decoración del salón sin haber hecho previamente una buena limpieza general? No, ¿verdad? Pues ahora haremos lo mismo. Vas a peder peso, eso es obvio. El plan dietético diseñado por nuestro especialista se encarga de ello.

Pero no se trata de ninguna dieta milagro, ni te ofrecemos resultados de impacto en tiempo récord. Como señala el doctor Manuel Sánchez, “hay que huir de productos milagrosos que prometen limpiarnos o tratarnos de ciertas cosas sin esfuerzo, y hay que volver a incorporar, de manera progresiva, el ejercicio físico a nuestro modus vivendi”. 

Nuestro plan está estructurado en tres pasos básicos. En el primero encontrarás unos consejos y pautas generales que deberás grabar a fuego en tu conciencia. El segundo trata de la dieta en sí, y el tercero te indica cómo ponerte en forma sin apenas darte cuenta. Y la cosa no acaba aquí. Una vez desintoxicada, si lo deseas, puedes iniciar una dieta puramente adelgazante para cargarte de energía.¡Anímate!


Manual de Intrucciones

¿Cuántos kilos quieres perder?

Ten en cuenta que estas ‘ecuaciones’ son aproximadas. Factores como la talla, el peso de partida, la edad y el estilo de vida de cada persona influyen en los logros. Además, los kilos perdidos -porque adelgazarás- quedan en un segundo plano, como una forma de ‘anotar’ progresos.  Lo importante es eliminar toxinas. Tú decides cuándo quieres parar. Si sigues la dieta durante 5 días, perderás 1 kg; durante 10, 2 kg, y así progresivamente (tal como te detallamos más abajo). Recuerda: en el Paso 1 tienes pautas para sumar a tu rutina durante la dieta; en el Paso 2, un plan dietético desarrollado por nuestro especialista con el que perderás peso de forma gradual; y en el Paso 3, ejercicios muy fáciles que puedes hacer en cualquier lugar.

-1 KILO = 5 DíAS. Es el tiempo mínimo recomendado para que el organismo comience a liberar las toxinas acumuladas.
-2 KILOs = 10 DÍAS. Limpia, ligera y visiblemente deshinchada: la pérdida se notará.
-3 KILOs = 21 DÍAS. Has perdido una talla. La ropa te queda holgada y te sientes mejor.
-5 KILOs = 45 DÍAS. Casi dos tallas y ya sabes cómo comer para facilitar todas las funciones de tu organismo.


Todo para depurarte (paso 1)

Sigas o no nuestro plan dietético, si incorporas estos alimentos y pautas a tu vida diaria, notarás los efectos de una desintoxicación exprés. Tu cuerpo y tu mente irán mejor.

-Puntualidad rigurosa. Si algo caracteriza a los periodos vacacionales es la ausencia absoluta de horarios. Nos quitamos el reloj, comemos a distintas horas,  picamos indiscriminadamente... El organismo intenta ajustarse a las nuevas costumbres, pero se le exige un esfuerzo extra que termina pasando factura.

Si quieres reequilibrarlo, la primera regla es imponerse unos horarios factibles y realistas e intentar no salirse de ellos. Debes repartir muy bien las cinco comidas que se deben hacer a lo largo del día. Desayuna entre las 7 y las 9 horas de la mañana. Toma un ligero picoteo a media mañana (de 11 a 12).

 El almuerzo no lo hagas más tarde de las 15 horas. A media tarde, sobre las 16.30 o las 18 h, puedes merendar. La cena, nunca más tarde de las 22 horas; cuanto antes cenes, más tiempo das a tu organismo para que lleve a cabo sin problemas el proceso de la digestión. No olvides que lo que estamos tratando de hacer es favorecer todas tus funciones vitales.

-No menos, sino mejor. Para mantener una dieta equilibrada  no hay que comer menos, sino mejor. El ‘mejor’ no se refiere exclusivamente a la procedencia o la calidad de los alimentos, sino que conlleva además no saltarse ninguna comida y no obsesionarse con la báscula o con los resultados (no pierdas tu energía en ella).

-Medicine food. Dentro de la amplia variedad de los alimentos, hay algunos que inciden directamente en nuestra salud, que la favorecen especialmente, y que son capaces de infundirnos altas dosis de bienestar. ¿Por qué no los incorporas a tu dieta habitual? ¿Cuáles son? Cuatro alimentos tan básicos y comunes como el ajo, la cebolla, el limón y la miel.

-Alimentos “escoba”. El hit parade está muy claro. Estos son los alimentos con mayores propiedades detoxificantes. Toma nota, y añádelos a tu lista de la compra: crucíferas (coles, coliflor, brécol...) depuran y desintoxican el organismo, además de añadir una buena cantidad de calcio y fibra, que recompone el tránsito intestinal.

Los berros, la alcachofa, el perejil y el apio tienen efecto diurético, favorecen la desintoxicación hepática y aportan antioxidantes. Pescado azul: mejora el trabajo cardiovascular, la sensibilidad a la insulina y el metabolismo de la glucosa. Además, los ácidos grasos esenciales  benefician a nuestro equilibro biológico, ya que constituyen los fosfolípidos de las membranas de las células. Aceite de oliva virgen, que interviene en los procesos ligados a la depuración y reduce el colesterol malo y el azúcar en la sangre.


Menú detox (paso2)

Puedes intercambiar los platos y los días, pero no olvides beber un mínimo de dos litros de agua diarios. Antes de desayunar, acostúmbrate a tomar un zumo natural de frutas.

Día 1
Desayuno: café con leche desnatada, té o infusión. Tortilla  francesa o huevos escalfados o cocidos.
Comida: ensalada de vegetales (están permitidos todos salvo la remolacha, el maíz y las habas), aliñada con aceite, vinagre de manzana o hierbas aromáticas. Pescado  blanco a la plancha. Dos piezas de fruta.
Cena: sopa o consomé. Pan integral (un trozo pequeño). Dos piezas de fruta.

Día 2
Desayuno: Un yogur desnatado.
Dos lonchas de jamón, pavo, queso o salmón con una tostada de pan integral.
Comida: Potaje de verduras o legumbres (lentejas, garbanzos, soja...). Se puede añadir carne magra, pero no productos de charcutería. Pollo o pavo a la plancha. Dos piezas de fruta.
Cena: Un huevo (cocinado como se desee). Pan integral (un trozo pequeño). Dos piezas de fruta.

Día 3
Desayuno: Café con leche desnatada, té o infusión. Tortilla  francesa o huevos escalfados o cocidos.
Comida: Revuelto de judías verdes, setas o espárragos trigueros. Pescado azul a la plancha, al horno o al vapor. Dos piezas  de fruta.
Cena: Una ración de queso, atún, jamón serrano o york. Puede tomarse en bocadillo, pero preferiblemente una tostada con tomate y aceite de oliva. Dos piezas de fruta.

Día 4
Desayuno: Un yogur desnatado. Dos lonchas de jamón, pavo, queso o salmón con una tostada de pan integral.
Comida: Gazpacho o salmorejo, sin pan. Pasta integral cocinada sin carne (se puede mezclar con pescado o verdura). Dos piezas  de fruta.
Cena: Ensalada de vegetales (todos los permitidos) o ensaladilla rusa. Pan integral de semillas o multicereales  (un trozo pequeño). Dos piezas de fruta.

Día 5
Desayuno: Café con leche desnatada, té o infusión. Tortilla  francesa o huevos escalfados o cocidos.
Comida: Ensalada de arroz integral con verduras. Huevos cocidos o escalfados. Dos piezas de fruta.
Cena: Pechuga de pollo o pavo o hamburguesa,  cocinada a la plancha. Pan integral de semillas o multicereales  (un trozo pequeño). Dos piezas de fruta.

Recuerda que…

-Las legumbres, ricas en fibra, ayudan a combatir la obesidad, ya que reducen la absorción de grasas y azúcares. Además, su fibra, al captar el agua, tiene efecto saciante.

-Puedes beber agua mineral o cerveza  para acompañar las comidas.

-El ajo y la cebolla ayudan a reducir el colesterol y los triglicéridos. El ajo limpia los intestinos, depura la sangre y renueva todos los sistemas internos.

-Los cítricos defienden de los radicales libres, por lo que previenen la oxidación y el envejecimiento celular. Además, regulan los niveles de la glucosa sanguínea e inciden sobre la masa grasa corporal (ayudan a reducirla).


Truco fitness (paso 3)

No tienes que apuntarte a ningún gimnasio. Ni siquiera necesitas ropa deportiva. Incorpora estos ‘gestos’ a tu vida diaria y notarás la diferencia. ¡En forma, ya!

1. Puntillas. 3 minutos, tres veces al día. El simple gesto de ponerte de puntillas repetidamente activa la circulación sanguínea y tonifica la musculatura de los gemelos y los cuádriceps. Puedes hacerlo en casa, en la calle, en la oficina, sobre cualquier superficie...

2. Subir escaleras. 120 escalones (un quinto piso). Súbelos un mínimo de tres veces al día (siempre hay alguna escalera cerca). Visualízala como un elemento deportivo. Fortaleces abdomen, glúteos y piernas.

3. Efecto compás. Series de 3 minutos. Separa y junta las piernas, como un compás en la cola del súper, mientras esperas el autobús, en la calle, en casa, frente a la televisión... Es uno de los ejercicios más sencillos que hay para trabajar las cartucheras y los glúteos. Los efectos dependen de la intensidad de la resistencia que pongas.

4. Sentadillas. 3 series de 50, repartidas a lo largo del día. Los muslos, los glúteos y el abdomen son las zonas que se benefician. Puedes jugar a la ‘silla imaginaria’ o hacerlas sobre una superficie real. En el segundo caso, intenta hacer fuerza al mismo tiempo con los brazos para trabajar los bíceps.


Buenos aliados

Estos productos pueden suponer una gran ayuda:

-E’lifexir Vientre Plano + Hinojo, de Laboratorios Phergal, 12,80 €, mejora el equilibrio de la microflora intestinal.
-4321 En línea Ultra Drenante, de Arkopharma, 32,90 € (2 unidades).
-Oenobiol Aquadrainant, de Oenobiol, 24,50 €, reduce la hinchazón en tiempo récord.

Por: Marta Cámara.

Etiquetas: Dieta, Infusiones, Salud de la mujer

Continúa leyendo...

Contenidos similares

COMENTARIOS