La peligrosa dieta de Kim Kardashian para ponerse el vestido de Marilyn Monroe

Casi una semana después de la gala, el plan estricto de la empresaria para adelgazar sigue siendo tema de debate público.

La gala del MET es uno de los eventos marcados en rojo por todos los amantes de la moda y de la crónica social. Se celebra el primer lunes del mes de mayo y lo que se ve en su alfombra roja da mucho juego, tanto que se habla de ello durante días. Esta vez, Kim Kardashian se ha llevado la palma como la celebritie que más juego ha dado. Y no solo por llevar un vestido de Marilyn Monroe, también por la dieta que ha seguido para poder hacerlo.

El 29 de mayo de 1962, Marilyn Monroe le cantó el ‘Cumpleaños feliz’ al entonces presidente de Estados Unidos y hombre de moda, John Fitzgerald Kennedy. Lo hizo envuelta en un vestido ceñido de tirantes decorado con brillos dorados diseñado por Bob Mackie. 6.000 cristales incrustados a mano, volvieron a brillar el pasado lunes en la escalinata del famoso museo neoyorquino. Lo hicieron sobre el cuerpo de Kim Kardashian, que llevó el diseño original que Marylin llevó aquel día de 1962 en la ciudad de los rascacielos. «Me siento muy honrada de llevar el vestido que llevó Marilyn Monroe», dijo.

Kardashian solo lo llevó para posar a la entrada de la gala. Después se cambió y utilizó una copia del mismo. Su cuerpo es muy distinto al de la Marylin de comienzos de los 60, especialmente sus caderas, mucho más pronunciadas. Es evidente que no usan la misma talla. Por eso, en fotos del detalle de la espalda de Kim Kardashian pudimos comprobar que el vestido fue ajustado para la ocasión sin poder cerrar por completo. 

Para conseguir ponerse el vestido, Kim Kardashian ha tenido que entrenar duro en el gimnasio y llevar durante dos semanas un traje especial que simula las condiciones de una sauna. El uso de este tipo de trajes conlleva ciertos riesgos; por ejemplo, la deshidratación. Además, la propia empresaria ha reconocido estos días posteriores a la gala en Instagram que ha tenido que someterse a una dieta estricta durante tres semanas para perder 7 kilos y poder entrar en el vestido original. 

7 kilos menos en tres semanas

“Chicos, no he tomado carbohidratos o azúcar durante casi un mes. Tres semanas seguro. Esta pizza... ¡Estoy tan emocionada", compartió en sus stories en su primera comida sin dieta, que también incluyó rosquillas glaseadas. Al parecer, en las tres semanas previas a la gala del Met, Kim Kardashian solo se ha alimentado con verduras y proteínas en recetas sin una gota de carbohidratos. Estos últimos son esenciales en una dieta equilibrada y saludable, de ahí que haya levantado mucha polémica que la influencer hiciera pública esta dieta con la única misión de entrar en un vestido. 

Ella ha seguido la dieta bajo la tutela de profesionales de la nutrición y la salud, pero es importante recalcar que este tipo de dietas extremas no son saludables por mucho que ayuden a adelgazar. Y menos si se siguen de manera sostenida en el tiempo. En todo caso, es fundamental ponernos en manos de un profesional cualificado de la salud y la nutrición antes de “ponerse a dieta”. Tan peligroso es automedicarse como autolimitarse la dieta tener los conocimientos para ello.

Continúa leyendo