Disfruta del postre sin sentirte culpable

¿Eres muy golosa? ¿Necesitas un dulce para terminar tus comidas? Descubre las claves para no renunciar a la hora del postre.

Puede que renunciar al postre suponga un gran sacrificio para ti. Ya no tienes por qué hacerlo. Puedes disfrutar de los dulces de una forma moderada dentro de una dieta sana y equilibrada. No solo son necesarios para cubrir nuestras necesidades nutricionales; un capricho de vez en cuando nos ayuda a combatir la ansiedad que supone comenzar a llevar una alimentación más saludable. Descubre los postres más sanos, ¡no podrás resistirte!

 

¿Chocolate? Sí, gracias

 

¿Te apasiona el cacao? Pues los expertos recomiendan tomar entre 1 y 2 onzas al día, así que puedes incluirlas en tu merienda, después de las comidas, a media mañana… Eso sí, que sea negro. Aparte de que contiene más cantidad de antioxidantes, el chocolate con más de un 65 % de cacao tiene más grasas saludables y menos azúcares. Así nos ayuda a disminuir los niveles de colesterol ‘malo’ en sangre y reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

 

¡Al rico helado!

 

Es uno de los dulces que menos kilocalorías tiene. Si los haces en casa podrás añadir ingredientes más saludables. Lo mejor es que elijas como base cualquier fruta, para sumar nutrientes, y mezcla con yogur desnatado (a ser posible del mismo sabor que la fruta elegida) o requesón sin grasa. Si no quieres utilizar edulcorante, puedes usar azúcar moreno. ¿Nuestro favorito? Combina piña y coco. ¡Delicioso!

 

Manzanas asadas

 

Un postre muy tradicional que tiene como protagonista una de nuestras frutas preferidas. Nos proporciona vitaminas C y E, además de fibra para cuidar nuestro aparato digestivo. ¿Cómo hacerlas? Un poco de azúcar moreno, canela y ¡al horno! Un postre con mucho sabor y muy digestivo.

También te puede interesar:

Brochetas irresistibles

 

Otra manera de disfrutar de un postre muy natural y delicioso es hacer unas ricas brochetas de frutas. Fresas, piña, kiwi… puedes hacer tus combinaciones favoritas. Y si quieres darle el toque final, derrite un poco de chocolate negro para cubrirlas. Si no eres muy chocolatera, la miel también es una opción muy saludable.

 

Tartas y bizcochos ligeros

 

Caseros, mejor. Elige productos con menos grasas y azúcares y más nutritivos. Sustituye la leche entera por desnatada, usa queso sin grasa y cambia el azúcar blanco por el moreno o edulcorante. Así tus recetas serán más ligeras, pero mantendrán todo el sabor.

 

Las recetas más clásicas

 

Muchos postres caseros y tradicionales tienen un alto contenido en nutrientes necesarios para nuestro organismo y son muy recomendables para incluir en nuestra dieta. El arroz con leche, los sorbetes o una rica mousse complementan nuestra alimentación, siempre y cuando usemos los ingredientes adecuados. Además, recuerda que todos aquellos dulces que incluyan frutas te aportarán más vitaminas y minerales. ¡Sin remordimientos!

 

Por Irene Sastre.

CONTINÚA LEYENDO