Dolor de cabeza tensional: qué es, causas y cómo evitarlo

El dolor de cabeza tensional es más común de lo que se piensa. Seguir un estilo de vida sano y sin estrés es la clave para prevenirlo.

La cefalea tensional es un tipo muy frecuente de dolor de cabeza que puede ocurrir a cualquier edad, aunque es más habitual en adultos y adolescentes. Es un dolor o malestar en la cabeza y el cuello, que se produce cuando los músculos del cuello y del cuero cabelludo están tensos o se contraen. Generalmente como respuesta al estrés, la depresión o la ansiedad.

 

Cuando se tiene una cefalea tensional, las duchas o baños, fríos o calientes, pueden aliviar un dolor de cabeza en algunos casos. Aunque si los dolores de cabeza se deben al estrés o la ansiedad, tal vez, sea necesario aprender formas de relajarse: el yoga, la meditación y el ejercicio suave, son remedios eficaces y fáciles de aplicar.

 

Los analgésicos también pueden servir de utilidad, una vez que el dolor ya se empieza a hacer notar, o incluso si se va a realizar alguna actividad que provocará el dolor de cabeza.

 

Conocer los factores desencadenantes puede ayudar a prevenir estos dolores de cabeza. Las causas más frecuentes son:

 

El estrés

 

Ocasiona tensión muscular en el cuello, en los hombros o en los músculos del cuero cabelludo. Cerca de dos tercios de las personas con dolor de cabeza culpa al estrés de sus ataques.

 

El tiempo


Es un desencadenante común, sobre todo ante los cambios de presión y humedad. El viento es un factor precipitante muy conocido por los que sufren esta dolencia.

 

El sueño reparador


La falta de sueño de calidad también puede ser un precipitante del dolor de cabeza.

Las hormonas


En una mujer no es raro que las hormonas (estrógenos) sean el próximo gran desencadenante de dolor de cabeza, particularmente aquellas hormonas que se hacen más presentes durante la menstruación.


La dieta


Hay alimentos habituales que parecen ser las causas, se incluyen: queso, chocolate, cítricos, carnes curadas, nueces, cebollas, alimentos salados y el aditivo glutamato monosódico.

 

Las bebidas excitantes


El té, café o alcohol podrían detonar dolores de cabeza. Por otro lado, la deshidratación o falta de ingestión de líquidos es un factor clave en muchos dolores de cabeza.

 

El ejercicio excesivo


El ejercicio es perefecto para su salud en general, pero puede que no sea tan bueno si se practica en exceso. Aumenta la circulación sanguínea en cabeza y cuello y hace que los vasos sanguíneos se dilaten provocando dolor de cabeza.

 

El bruxismo (apretar los dientes)

 

En algunas personas el rechinar o apretar sus dientes durante la noche puede producir un dolor de cabeza sordo por la mañana al despertar.

 

Seguir una vida sana y metódica tiene premio, ya que se pueden evitar, prevenir o minimizar patologías que pueden disminuir nuestra calidad de vida.

 

Por Dr. Fernando Itza, especialista en medicina general de Doctoralia.

 

También te puede interesar:

Continúa leyendo