¿Dónde Están los Microbios?

Aunque a la vista todo parezca limpio, los microbios están por todas partes y en cantidades millonarias. Un ejército de bacterias, ácaros y otros microorganismos campa a sus anchas en los sitios más insospechados. Fuera de casa, ojo con el cajero del banco, la carta del restaurante o el carro del súper: son grandes nidos de gérmenes. No bajes la guardia.
El 89% de la población no es consciente de que su propio hogar es un importante foco de infecciones y de que, tras superficies y espacios aparentemente impolutos, se ocultan millones de microorganismos perjudiciales para la salud (la mayoría es responsable de un buen número de infecciones respiratorias y gástricas). ¿Es posible protegerse de estos ‘agentes ocultos’? Sí, y de la forma más fácil: manteniendo una limpieza adecuada en casa y lavándose las manos a menudo. Te contamos dónde están y cómo neutralizarlos.
TELÉFONO MÓVIL. Un estudio británico demostró que en el 92% de estos teléfonos había niveles elevados de bacterias, sobre todo E. coli (de origen fecal). Otra investigación, realizada en Turquía, concluyó que ni siquiera los móviles de médicos y enfermeras se libran de esta ‘ocupación’: el 95% de ellos tenía al menos un tipo de bacteria.
Lo que debes hacer. Limpiarlo regularmente con un paño limpio y seco; protegerlo con una funda y sustituirla periódicamente.
MANDO A DISTANCIA. Es uno de los dispositivos más compartidos por todos los miembros de la familia. Y a ello hay que unir la frecuencia con la que acaba en el suelo, lo que incrementa aún más las posibilidades de que acumule suciedad.
Lo que debes hacer. Conviene limpiarlo con frecuencia con un paño seco. Si tiene un protector de goma, quítalo y lávalo con unas gotas de detergente antibacteriano.
TECLADO DE ORDENADOR. Puede contener más de 30.000 bacterias por centímetro cuadrado, y un estudio afirma que tanto el teclado como el ratón pueden albergar hasta cinco veces más gérmenes que el inodoro, siendo el principal motivo de esta acumulación la costumbre de comer frente a la pantalla. A ello hay que unir el polvo y otro tipo de partículas que se encuentran en el ambiente y la suciedad procedente de unas manos que no se lavan lo necesario.
Lo que debes hacer. Ponerlo boca abajo para sacudir la suciedad y pasar un bastoncillo de algodón impregnado de alcohol por las teclas, incidiendo en los espacios entre ellas. Para una limpieza más profunda se pueden usar los productos específicos que venden en las tiendas de informática.
GRIFOS. Son portadores de microbios, tanto por fuera como por dentro, ya que el agua que ha pasado toda la noche dentro de las tuberías puede transformarse en un caldo de cultivo ideal de bacterias susceptibles de causar infecciones gástricas o respiratorias.
Lo que debes hacer. Incluirlos por sistema en la limpieza y desinfección diaria. También hay que dejar correr el agua durante un minuto cada mañana antes de darse una ducha o de llenar un vaso para beber.
PAÑOS DE COCINA. En ellos pueden anidar todo tipo de microorganismos patógenos procedentes de alimentos contaminados. Los estropajos, que están constantemente húmedos, suelen contener un gran número de bacterias y hongos.
Lo que debes hacer. Cambiar los estropajos con frecuencia e impregnarlos con un lavavajillas antibacterias entre uno y otro uso. Y en cuanto a los paños, la medida más higiénica es sustituirlos por papel de cocina.
LAVABO. Según un estudio reciente, alrededor de dos tercios de los lavamanos pueden tener Fusarium, un tipo de hongo que es capaz de desencadenar patologías potencialmente peligrosas, como la queratitis fúngica (infección de la córnea). Estas infecciones resultan difíciles de tratar, pues son resistentes a muchos antibióticos.
Lo que debes hacer. Limpiarlo y desinfectarlo a diario con productos específicos que incluyan ingredientes antibacterianos.
CEPILLO DE DIENTES. Hay millones de tipos diferentes de gérmenes, incluyendo los responsables de la caries en la cavidad oral (Streptococcus mutans), y es fácil que muchos se muden al cepillo al lavarnos la boca.
Lo que debes hacer. Enjuagarlo muy bien después del cepillado, dejarlo secar al aire y sustituirlo por otro cada 3-4 meses.
ALMOHADA. Después de dos años de uso, se calcula que un tercio de la almohada está colonizado por ácaros y bacterias.
Lo que debes hacer. Toda la ropa de la cama debe lavarse una vez a la semana con agua caliente. Poner fundas antiácaros y antialérgicas en almohadas, colchones y edredones, y limpiarlas con regularidad.
¿QUIÉN ES QUIÉN?
Los microorganismos patógenos son capaces de dividirse cada 20 minutos; es decir, una sola bacteria puede convertirse en 8 millones de un día para otro. Estos son los microbios que se alojan con más frecuencia en nuestros objetos cotidianos y sus principales efectos sobre la salud.
-Escherichia coli. Diarrea, dispepsia, náuseas.
-Listeria. Gastroenteritis, vómitos, fiebre elevada, síntomas semejantes a la gripe.
-Staphylococcus aureus. Vómitos, diarreas, cólico abdominal, decaimiento físico.
-Ácaros. Rinitis, conjuntivitis, asma.
-Hongos. Dermatitis y otros problemas de piel; rinitis, otitis.
Por: Carla Nieto.

Continúa leyendo