¡Échale Fibra a tu Dieta!

Los expertos recomiendan tomar 25-35 gramos de fibra al día, pero no es precisamente una regla que cumplamos, con lo que nos perdemos sus benefecios, que son muchos:
-Reduce el riesgo de cáncer de colon, ya que disminuyeel tiempo de exposición de las células del aparato digestivo a sustancias potencialmente cancerígenas. Además de disminuir el tiempo del tránsito intestinal, diluye y favorece la expulsión de estas sustancias tóxicas a través del aparato excretor.
-Es saciante y no engorda. Aporta muy pocas calorías (una cantidad prácticamente despreciable), pero hace que tengamos sensación de plenitud durante más tiempo, con lo que nos ayuda a no comer en exceso.
-Aligera las digestiones. Se recomienda tomarla en caso de estreñimiento, ya que favorece el tránsito intestinal. También protege de sufrir diverticulitis (una inflamación del intestino) y hemorroides.
Pero ¿qué es la fibra? No se trata de una sustancia concreta, sino de un conjunto de compuestos vegetales que no podemos digerir pero que nuestro organismo precisa para funcionar correctamente. Existen dos clases de fibra: la soluble y la insoluble. La primera se disuelve parcialmente en agua y  fermenta en la flora intestinal. Es muy viscosa, por lo que ralentiza el vaciado intestinal (tiene una acción antidiarréica) y la abosrción de nutrientes. ¿Qué beneficios puede tener esto? Ayuda a mantener los niveles adecuados de glucosa (azúcar en sangre), evitando las subidas brucas después de comer. Además reduce el colesterol. ¿En qué alimentos se encuentra? En las legumbres, el salvado de avena, frutas y verduras. Por su parte, la fibra insoluble (no se disuelve en agua) discurre por el intestino sin sufrir cambios y es la que previene el estreñimiento y disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. ¿Dónde la encontramos? En el salvado de trigo y los cereales integrales. Del total de la fibra que debemos tomar, un 25 % debe ser soluble y un 75 % insoluble.
¿Cómo hay que tomarla?  La fermentación de la fibra puede producir flatulencia, distensión y dolor abdominal. De ahí que se recomiende que su consumo sea gradual y que se beba, al mimso tiempo, suficiente agua (dos litros diarios). No te excedas tomándola; sobrepasar la cantidad recomendada puede redución la absorción o aumentar la eliminación de minerales como el calcio, el hierro, el cobre o el cinc.

CONTINÚA LEYENDO