Efectos terapéuticos del agua

El agua interviene en las funciones vitales del organismo. Beber agua reduce el riesgo de cáncer, la formación de piedras en el riñón y los ataques de asma. Te mostramos 5 beneficios del agua para la salud.

El agua interviene en las funciones vitales del organismo. Beber agua reduce el riesgo de cáncer, la formación de piedras en el riñón y los ataques de asma. Te mostramos 5 beneficios del agua para la salud.

 

- El agua constituye alrededor del 60 % del peso corporal en el hombre y el 50 % en la mujer.

 

- Aproximadamente, seis partes de ese agua se encuentran en el interior de las células, y el resto es la que circula por la sangre y baña los tejidos.

 

- No solo sirve de medio para que se comuniquen las células presentes en los órganos, sino que ejerce la función de caudal por el que viajan el oxígeno y los nutrientes hacia los tejidos.

 

Agua de la red pública

 

Proviene de los ríos y embalses y se somete a una serie de tratamientos fisicoquímicos en plantas depuradoras para hacerla apta para el consumo.

 

Agua preparada y envasada

 

Para que reúna las condiciones necesarias para su consumo, el agua preparada se somete a tratamientos muy similares a los que se aplican al agua que circula por la red pública. Este agua se envasa en recipientes grandes, y por lo general se trata de la que bebemos, en vasos desechables, de los expendedores de algunos lugares de trabajo y centros públicos.

Agua mineral embotellada

 

Su origen puede ser una vertiente, un yacimiento subterráneo o un manantial. Este tipo de agua contiene cantidades variables de minerales, que por su parte añaden efectos saludables a los beneficios que ya de por sí proporciona ésta.

 

- El hierro es imprescindible en la composición de ciertas enzimas y de los glóbulos rojos de la sangre.

 

- El yodo es un mineral necesario para la prevención del bocio.

 

- El sodio tiene una importante función a la hora de retener el agua en el interior del organismo, y es el encargado de regular su cantidad y su reparto dentro del cuerpo e incide en la presión arterial. Por lo tanto, las personas con tensión alta deben evitar consumir aguas que tengan mucho sodio; y por el contrario, las que tengan la tensión baja deberán incluirla en su dieta.

 

- El exceso de sodio también se relaciona directamente con la retención de líquidos y la sobrecarga funcional renal.

 

- Las aguas que contienen bicarbonato sódico son recomendables para producir un efecto antiácido en la digestión, así como para estimular el apetito y la secreción de los jugos gástricos.

 

Beneficios para la salud

 

Si bebes el agua suficiente y tu cuerpo se encuentra bien hidratado obtendrás grandes beneficios para tu salud.

1 - Menos riesgo de sufrir cáncer

 

Un estudio llevado a cabo con 50.000 hombres y realizado durante diez años por la Universidad de Harvard establece una relación inversamente proporcional entre el consumo de agua y el cáncer de vejiga.

 

Otros estudios apuntan a que el riesgo de padecer cáncer de colon y del tracto urinario es menor en aquellas personas que consumen 6 vasos de agua al día.

 

2 - Evita la formación de piedras en el riñón

 

Los cálculos aparecen cuando el calcio, el ácido úrico y otras sustancias se concentran en la orina y forman cristales. Como el agua impide esa concentración, las probabilidades de la formación de piedras o de su reincidencia disminuyen mucho.

 

3 - Reduce los ataques de asma

 

La función pulmonar de los asmáticos decrece cuando están deshidratados.

 

Además, la falta de agua reseca las mucosas de la garganta y la nariz y reduce su capacidad de filtrar bacterias y, por lo tanto, de prevenir catarros y otras infecciones.

 

4 - Mejora la salud bucal

 

El déficit de agua en el organismo altera la cantidad de saliva, y ésta es imprescindible ya que neutraliza los ácidos que causan la caries, limpia la boca de restos alimentarios y azúcares e inhibe la multiplicación de los microorganismos que dañan las encías.

 

5 - Peso bajo control

 

Aunque el agua no adelgaza, tampoco tiene calorías y, además, puede convertirse en una buena aliada que te ayude a comer menos. Si ingieres un gran vaso de agua antes de las comidas o cuando tengas un ataque de hambre, notarás cierta sensación de saciedad y tu apetito se verá disminuido.

Continúa leyendo