El chocolate negro adelgaza

Cada vez hay más estudios que confirman que el chocolate negro adelgaza.

Las virtudes del chocolate negro son de sobra conocidas: es bueno para el corazón, el colesterol, la hipertensión… Existe un trabajo, de la Universidad de San Diego (EE UU), que asegura que además ayuda a bajar el índice de masa corporal (IMC), un indicador del sobrepeso y la obesidad. 

El chocolate negro, buen aliado para controlar el peso

Los resultados ponen de manifiesto que aquellas personas que consumen chocolate negro con mayor frecuencia tenían un IMC más bajo que aquellas que lo toman de manera ocasional. Estos corroboraron los de otros ensayos previos que sugieren que el tipo de alimentos que componen la dieta, y no solo el valor calórico total de los mismos, influyen en el IMC. 

Aunque son necesarias más investigaciones que confirmen los beneficios metabólicos del chocolate, parece que los responsables de este efecto adelgazante serían unos antioxidantes presentes en el cacao (las catequinas); por lo tanto, lo más recomendable es tomar chocolate negro, a ser posible de un 85 %.

Por otra parte Will Clower, neurocientífico y autor del libro Eat Chocolate, Lose Weight, asegura que tomar chocolate 20 minutos antes y cinco después de comer y cenar reduce el apetito un 50 %. Y la universidad italiana de L'Aquila, que también ha realizado un estudio sobre el tema, dice que las personas que comen una barrita de chocolate negro diaria durante 15 días disminuyen su resistencia a la insulina en un 50 %. 

Pero ojo, que las conclusiones de los diversos estudios hablan de frecuencia de consumo y no de cantidad. No debemos olvidar que en la composición del chocolate, además de cacao, hay azúcar y grasas, en mayor o menor cantidad, dependiendo de la variedad. Por consiguiente, mientras se siguen realizando nuevos ensayos, lo mejor será disfrutar de su sabor todos los días, pero en pequeñas dosis.

Cómo elegir un buen chocolate...

Como ya hemos adelantado en el artículo, los expertos coinciden en que el chocolate tiene que tener un alto porcentaje de cacao, más del 70 % y, a poder ser, llegando al 85 %. Es importante fijarse en los ingredientes y ver la canitdad de azúcar añadido que tiene. A más porcentaje de cacao, menor cantidad de azúcar. Y lo ideal es apostar por chocolates con el menor azúcar posible. 

Si estás leyendo esto y generalmente consumes chocolate con leche, te parecerá imposible pasar de golpe a tomar un chocolate con un 85 % o más de cacao. Lo ideal es ir acostumbrando el paladar aumentando cada vez más la pureza del chocolate que tomas.

Es decir, pasa primero del chocolate con leche (que verás que tiene mucho azúcar y no es nada sano) a un chocolate con un 50 % de cacao, después a uno que tenga un 60 % y ya de ahí pasa al 70- 75 %.

Si lo haces progresivamente, tu paladar se irá acostumbrando al sabor real del chocolate y te terminará gustando el chocolate con su sabor amargo característico.

Y, por supuesto, es fundamental controlar la cantidad de chocolate que tomas a lo largo del día. Si optas por el chocolate con sabor más potente, posiblmente no tomarás más de una o dos onzas al día. Sin embargo, si optas por una versión más azucarada es fácil que te tomes media tableta de una sentada prácticamente sin darte cuenta y eso no es nada saludable.

Brownie de chocolate y queso

Y si te quieres dar un capricho a base de chocolate, te proponemos una receta que te va a fascinar: un brownie de chocolate y queso con mantequilla de cacahuete. ¡Un absoluto placer para los sentidos!

CONTINÚA LEYENDO