El ictus acecha a los jóvenes

Un mal que cada vez adelanta más su aparición.

ICTUS
Gtres

La media de edad en la que se sufre un ictus está fijada en los 74 años. Sin embargo, la Sociedad Española de Neurología (SEN) advierte: ha aumentado un 25% el número de casos de ictus entre 20 y 64 años y más de 83.000 menores de 20 años llegan incluso a sufrir un infarto cerebral. ¿Qué ha motivado esto?

Los cardiólogos apuntan a que el descenso de edad en casos de ictus se debe a enfermedades tales como la hipertensión, la cardiopatía coronaria o la fibrilación auricular. Esta última se da en personas jóvenes que no se tratan adecuadamente con anticoagulantes y que se originan un trombo-embolismo que puede llegar al cerebro.

Pese a esto, el principal motivo de origen de los ictus reside en hábitos de vida poco saludables, con independencia de tratarse de un país desarrollado o más pobre. Los expertos confirman que han atendido casos de ictus en jóvenes de 20 a 30 años que presentaban problemas de tabaquismo, estrés, sedentarismo, abuso de alcohol y drogas, mala alimentación, trastorno de los lípidos (dislipenia), apnea del sueño, hipertensión, obesidad o diabetes.

Si luchásemos por combatir los factores de riesgos se podrían reducir los casos de ictus en casi un 90%, una cifra que, como poco, nos debería hacer reflexionar sobre si nuestro estilo de vida o el de nuestros hijos es saludable. No tenemos que olvidar que el infarto cerebral en España, y a nivel mundial es la segunda causa de muerte (la primera en mujeres) y representa el mayor motivo de discapacidad, unas 330.000 personas en nuestro país.

Continúa leyendo