Vídeo de la semana

¿El pan es necesario en nuestra alimentación?

No es imprescindible, pero tampoco es tan malo como lo pintan muchos. Te contamos todo lo que tienes que saber sobre este alimento.

Seguro que has escuchado muchas veces eso de que el pan es malo y engorda. Pues bien, la realidad es que no, el pan no es un alimento malo, ni nos hace ganar kilos de más. Ahora bien, tampoco es imprescindible en la dieta, pero si lo incluyes en ella de manera correcta puedes beneficiarte de sus muchas propiedades. ¿Lo más importante de todo? Escoger un buen pan.

El pan es un alimento muy popular en nuestro país. De hecho, se estima que cada persona consume una media de 45 kg de pan al año. Por tanto, es importante que escojamos aquel de mayor calidad. Es decir, nada de optar por las típicas barras de pan industriales que se venden en el supermercado o gasolinera. El pan industrializado o el pan blanco refinado no es saludable Ya sabes, nada de pan de molde, pues a este se le añade azúcar refinado con el objetivo de que su sabor sea más agradable. Del mismo modo que no deberías comer a diario bollería industrial, tampoco deberías consumir este pan, pues es igual de insano. 

¿Cuál es la clave para escoger un buen pan?

Escoger un buen pan es la clave de todo. ¿Y cómo ha de ser un pan para ser saludable? Pues bien, en este sentido, lo más importante es tener en cuenta que el pan de verdad solo tiene cuatro ingredientes (sí, cuatro, ni uno más ni uno menos): agua, harina de un cereal (generalmente suele ser trigo), levadura y sal. Lo más importante, y lo que va a determinar que un pan sea bueno o no, es la harina. Hay que elegir un pan que lleve una buena harina, es decir, que no sea refinada. La mejor harina es la integral, sea del cereal que sea.  El pan integral tiene más vitaminas y minerales. Pero no solo eso, sino que su índice glucémico (la rapidez con la que el carbohidrato incrementa el nivel de glucosa) es la mitad que el del pan blanco. 

El pan, un carbohidrato saludable

Los hidratos de carbono no suelen tener buena reputación, pero has de saber que no todos son malos. El pan es saludable, como también lo son otros hidratos de carbono como las frutas, las legumbres o los cereales. Eso sí, hay que comerlo en las cantidades adecuadas, teniendo en cuenta que debemos consumirlo en las cantidades adecuadas de carbohidratos. Si tienes presente esta premisa, el pan no tiene por qué engordar, que es otro de los mitos que rodean a este alimento. De hecho, un grupo de Investigación en Nutrición de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, concluyó que una dieta rica en pan, especialmente si es integral, favorece una reducción del peso corporal, de la circunferencia de la cintura y del índice de masa corporal.

Un buen pan no solo nos aporta energía gracias a sus hidratos de carbono, sino gran cantidad de fibra, vitaminas (sobre todo del grupo B) y minerales como hierro, fósforo y potasio. Así que ya lo sabes: si estás tratando de adelgazar, no destierres el pan de tu dieta, pero consúmelo con moderación.

Continúa leyendo