El poder de la risa


“Un día sin reír es un día perdido”, decía Charles Chaplin. Y nosotras no estamos por la labor de perder tiempo de vida. Queremos reír y sonreír contigo. Para que sepas todo lo que te beneficia y ayuda desternillarte de risa. El mismo Dalai Lama afirma: “Durante toda mi vida me he tenido que enfrentar a muchas dificultades pero, aun así, sigo sonriendo porque mi risa es contagiosa. Cuando la gente me pregunta de dónde saco, en los momentos más difíciles, el poder para reír, les contesto que soy un profesional de la risa”, dice. ¿Quieres ser tú una profesional de la risa?

PERO… ¿QUÉ HACE REALMENTE LA RISA?

- Aumenta las defensas
La risa potencia el sistema inmunológico, ya que eleva anticuerpos como los linfocitos T y la inmunoglobulina A, que nos ayudan a combatir infecciones. Además, las personas con buen sentido del humor y que se ríen -sin contemplaciones- 15 veces al día, como mínimo, sufren un 40% menos infartos y disfrutan de 4 años más de vida. Según se desprende de una investigación de la Universidad de Navarra.  

- Nos oxigena
Un equipo de cardiólogos del Centro Médico de la Universidad de Maryland (EE UU) ha comprobado que reírse puede prevenir diferentes enfermedades cardiacas, ya que la sonrisa impacta en el funcionamiento de los vasos sanguíneos, facilitando la fluidez circulatoria de la sangre. ¿Cómo? Hace que entre más oxígeno al torrente y esto significa nutrición para el organismo. ¡Bien!

- Desestresa y quema calorías
Según la Universidad de Indiana (EE UU), la risa relaja los músculos tensos, reduce el cortisol (hormona que causa el estrés), baja la tensión arterial y ayuda a quemar calorías al hacer que movilicemos alrededor de 400 músculos. Reír 100 veces es equivalente a ir a gym y pasarse 10 minutos en una máquina de remos o 15 minutos en la bicicleta estática, según se desprende de varios estudios. Y algo que no hay que pasar por alto: ¡sin sudar absolutamente nada!

- Nos hace sentir mejor
Es el mejor ‘feedback’ facial-mental. Lo enunció Darwin en su día (bueno, siglo). Y la neurociencia lo reafirma hoy: el simple hecho de sonreír nos hace sentir mejor. Y es que aumenta la dopamina (hormona relacionada con el bienestar). Por eso, es tan importante hacerlo cuando no nos sentimos bien: nos ayuda a transformar nuestras emociones.

- Sube la autoestima
“La risa nos ayuda a sentirnos bien con nosotras mismas. Tiene un fuerte poder ‘autoconciliador’. ¿Por qué? Desdramatiza las situaciones; nos pone en perspectiva y así flexibiliza nuestros puntos de vista, podemos enfrentar lo que ocurre desde otro ángulo, buscar nuevas soluciones. ¿El resultado? Nos volvemos más fuertes y capaces”, dice la psicóloga Francisca Barba, de lmentalpsicologia.es.

- Es anti depresiva
El humor y la risa cambian la química de la sangre y protegen contra la depresión, según el estudio de Loma Linda. “Hay que reírse, al menos, 15 minutos al día. Cuando los sentimientos negativos duran mucho, producen agotamiento y perjudican al organismo”, aconsejan en la Universidad de Navarra.

- Rejuvenece, ¡fuera arrugas!
Si evitas reírte temiendo las patas de gallo, estás equivocada: la risa aporta numerosos beneficios a la piel porque la estira y estimula los músculos del rostro, y esto se traduce en un efecto antiaging. Y piensa un poco: ¿prefieres la dura arruga del ceño fruncido o las ligeras de los ojos? Ni comparación. Además, al reírnos entra más oxígeno a la sangre y la piel se nutre.

- Respiramos mejor
Gracias a la aceleración de la energía interna que produce la risa, el sistema respiratorio se limpia en un pispás. Cuando hacemos ejercicio, respiramos profundo; pues lo mismo pasa durante una risa larga, lo que ayuda a descongestionar las vías respiratorias y mejora la inhalación y la absorción de oxígeno. Por otro lado, desternillarse de risa lubrica los ojos, claro está, pero además ejerce un masaje sobre el estómago (facilita la digestión).  

- Es el todo un afrodisiaco
Y es que reírse resulta sexy. “Nos atraen las personas que sonríen. Y, sobre todo, quienes nos hacen reír y saben reírse de sí mismas. Mira las estadísticas: al 90 % de las mujeres les gustan los hombres que les hacen reír. Y para ellos nuestra risa es algo realmente atractivo. La risa y la sonrisa forman parte del flirteo, de la seducción y, desde luego, del juego sexual. Pocas cosas recomponen mejor una situación delicada con nuestra pareja”, explica la sexóloga Carmen Raya, de Psiconatural.  

¿CÓMO AFECTA AL CEREBRO?
¿Sabías que existe una disciplina que se encarga de estudiar el efecto de la risa sobre el cuerpo y la mente? Pues sí: la gelotología. ¿Y sabías que una simple risa pone al cerebro en estado de meditación? Así lo afirma un estudio de la Universidad Loma Linda en California (EE UU): provoca unas ondas cerebrales similares a las que generamos al meditar. ¡Un buen yoga mental!
Además, la risa nos hace ¡más listos! “El humor es un componente muy importante de la salud emocional, ya que mantiene las relaciones y desarrolla la función cognitiva”, explica el doctor Allan Reiss, del Centro de Investigación en Ciencias Interdisciplinarias del Cerebro de Stanford (EE UU). Y es que se ha comprobado que activa partes del cerebro relacionadas con la resistencia y el bienestar.

Practica la risoterapia
Reírse, eso es la risoterapia. Y entre otras cosas nos libera del estrés y la timidez. Suele practicarse en grupo, para aprovechar el contagio que provoca la risa. ¿Talleres? risaactiva.com: en grupo o en clases individuales, niños
y adultos, en Vigo y Pontevedra. positivarte.com: para potenciar la felicidad en la empresa. larisoterapia.com:
en Madrid, con ‘precios de risa’ (15 €/persona); risavi.com: clases en Barcelona; escueladerisoterapia.com: en Barcelona y Bilbao; además puedes conseguir grandes ofertas en atrapalo.com y groupon.es. ¿Prefieres el yoga? Apúntate al de la risa: yogadelarisa.es.

CURIOSIDADES:
- ¿Con los ojos o con la boca?
La sonrisa es universal, aquí y en cualquier tribu remota, como ya apuntó el psicólogo Paul Ekman en 1980; pero, dependiendo de nuestra cultura, la expresamos y relacionamos más con los ojos o con la boca: los occidentales la localizamos más en los labios, y los asiáticos, en cambio, en los ojos (vamos, que usamos diferentes emoticonos).

- Movemos 400 músculos
Tantos que somos incapaces de enumerarlos. Durante la risa se contraen 15 músculos faciales, algunos ubicados tras el diafragma que sólo se mueven con una carcajada, varios del pecho y del abdomen, a veces también  los brazos y las piernas...

- No somos iguales.
Según un estudio de la Universidad de Navarra, a ellos les encantan los chistes ilógicos y nosotras necesitamos que los absurdo sea, además, divertido.

-¡Masaje de cosquillas!
¿Y si te relajas dándote a la cosquilloterapia?  Un masaje con una pluma provocándote suaves cosquillas te dejará nueva: cosquillearte.com.

-¡Ojo con el bótox!
Dificulta la risa natural, ¿lo sabías?

Por: Carmen Sabalete.

Continúa leyendo