¿Embarazada Cuida tus dientes

Existen muchas falsas creencias en torno a la gestación y salud oral de la madre. Por ejemplo: creer que el  bebé obtiene el calcio de los dientes maternos (cuando necesita este mineral lo obtiene a través de la dieta o de los huesos de la madre, pero nunca de los dientes). Sin embargo, el embarazo comporta una serie de cambios orgánicos y de conducta que pueden provocar más riesgo de caries y de enfermedad de las encías (los cambios hormonales que acompañan a la gestación favorecen la aparición de gingivitis, una enfermedad que se manifiesta con inflamación y enrojecimiento de las encías).
Conscientes de estos mitos  y del temor de las mujeres embarazadas de ir al odontólogo, Laboratorios Lacer han impulsado, junto con el Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos de España, una Guía sobre Salud Oral y Embarazo, que incluye una serie de consejos para asegurar la adecuada salud de las mujeres durante los meses de embarazo y después del parto, así como la salud oral del recién nacido.
El doctor Javier Mira Otal, director médico de Lacer, nos resume cinco de las pautas más importantes que aparecen en la guía:
-Visita al dentista al menos una vez durante el embarazo. Puedes visitarle y recibir tratamiento dental en cualquier momento del embarazo. Sin embargo, te será más cómodo hacerlo en el segundo trimestre
-Cuida tu boca adecuadamente. Cepilla tus dientes y encías cuidadosamente al menos dos veces al día, utilizando un cepillo suave y pequeño para evitar las náuseas. No olvides utilizar la seda dental al menos una vez al día.
-Mantén una dieta sana. Limita los alimentos azucarados sólo a las comidas y evita las bebidas carbonatadas y los zumos industriales. Trata de reemplazar los caprichos dulces por frutas frescas.
-En caso de náuseas y vómitos frecuentes, toma pequeñas cantidades de frutas, vegetales, yogur o queso a lo largo del día, y usa un colutorio fluorado diario. Procura también enjuagarte con agua después de cada vómito.
-No temas el tratamiento dental. En caso de necesitarlo, no dudes en acudir a tu odontólogo lo más pronto posible. Está comprobado que los tratamientos odontológicos no tienen ningún riesgo para la salud de la madre ni del feto; por otro lado, si no recibes los tratamientos oportunos, el riesgo de transmisión salivar de determinadas patologías orales al recién nacido puede ser elevado.
Para saber más, pincha aquí.

Continúa leyendo