¿Es bueno beber agua alcalina?

¿Es realmente beneficiosa para el organismo el agua alcalina? ¿En qué se diferencia del agua del grifo o del agua mineral? ¡Toma nota!

agua alcalina
Pexels

Es más que probable que hayas oído hablar de ella en más de una ocasión, sobre todo si te interesas por la alimentación saludable. ¿Qué es el agua alcalina? ¿Es más saludable que el agua de manantial, mineral o que el agua corriente del grifo que bebemos a diario? ¿Hay alguna advertencia que los consumidores deban tener en cuenta antes de consumirla? ¿En qué se diferencia del resto de aguas? ¿Qué lleva?

El agua alcalina se define principalmente por su nivel de pH, una medida que explica si un alimento o un compuesto es ácido, neutro o alcalino. El agua corriente, de manantial o de grifo normalmente tiene un pH neutro de 7. Por su parte, la mayoría de las aguas alcalinas tienen un pH que oscila entre 8 o 9, y cuenta con una cantidad importante de minerales como el calcio, el potasio, el magnesio o el bicarbonato. 

¿Dónde encontrar agua alcalina? Puedes comprar este tipo de agua en tiendas especializadas, ya embotellada, o incluso hacerte con un purificador o alcalinizador de agua para usarlo en casa y ‘limpiar’ el agua del grifo o la que compres.

Se dice que el agua alcalina ayuda a reequilibrar el pH del cuerpo y que corrige la acidez natural que puede sufrir este (algo que ocurre debido a una mala alimentación, al estrés, a un mal descanso, a las toxinas que hay en el ambiente…), ayudando así a prevenir enfermedades tan diversas como el cáncer o las enfermedades cardíacas, a mejorar la respuesta del sistema inmune, a eliminar toxinas de las células o incluso a retrasar el envejecimiento, gracias a su poder antioxidante. ¿Pero qué hay de cierto en todo esto? ¿Se trata de un mito extendido o de una realidad?

¿Es el agua alcalina es más saludable que otros tipos de agua? 

Por muy atractivos que suenen todos los beneficios del agua alcalina (eliminación de toxinas, mayor esperanza de vida, menor riesgo de sufrir enfermedades y un largo etcetera), lo cierto es que a día de hoy, no hay suficientes investigaciones científicas publicadas que aseguren definitivamente que el agua alcalina sea mucho más saludable que otras opciones de agua corrientes. Tampoco hay evidencias de que el consumo de agua alcalina en cantidades moderadas sea capaz de cambiar significativamente el pH de la sangre y tener algún efecto real en nuestro organismo a través de esta forma.

Sin embargo, una cosa sí es cierta: aunque las investigaciones son escasas con respecto a los beneficios para la salud del agua alcalina, la ciencia sí es clara en afirmar que beber agua (de cualquier tipo) es muy valioso para la salud, en comparación con cualquier otro tipo de bebida. Así que cualquier oportunidad para alentar a las personas a beber más agua, ya sea alcalina o no, es importante en general y buena para la salud. Recuerda beber al menos dos litros de agua al día, sobre todo en días de calor en verano, para mantener unos correctos niveles de hidratación en el organismo.

Continúa leyendo