Vídeo de la semana

¿Es malo beber agua mientras comemos?

Seguro que alguna vez has oído que no se debe beber agua mientras estamos comiendo. ¿Qué hay de cierto en ello? Te contamos todo lo que tienes que saber.

El agua es fundamental para el buen funcionamiento del organismo: favorece la hidratación de los órganos, elimina las toxinas del cuerpo, evita problemas de estreñimiento y permite regular la temperatura corporal, entre otras funciones. Este líquido es clave para que cada una de las células de nuestro cuerpo funcione, hasta el punto de que un adulto puede estar hasta ocho semanas sin comer, pero moriría a los pocos días si no bebe agua. 

En torno a este líquido siguen existiendo ciertos mitos como que hay que beber dos litros de agua al día, lo que ya se ha demostrado que es falso, pues las necesidades varían en función de múltiples factores. Lo que sí es fundamental es ir bebiendo durante todo el día para así asegurarnos que nuestro nivel de hidratación es el óptimo. Además, seguro que has escuchado alguna vez eso de que beber agua mientras comemos es malo, aunque todavía no existe suficiente evidencia científica para afirmarlo, tal y como veremos más adelante.

Muchas personas beben agua mientras comen porque creen que de este modo se sacian antes y pierden peso. Si nos hinchamos a beber agua, es evidente que nos vamos a sentir más llenos y tendremos menos ganas de comer. Sin embargo, al no haber proporcionado al organismo los nutrientes necesarios para saciarse, volveremos a tener hambre pasado un tiempo. Es decir, que como estrategia para perder peso no sirve de nada. 

¿Beber agua en las comidas es realmente necesario?

Beber agua mientras comemos no es necesario, se convierte en necesario cuando tenemos sensación de sed. En ese momento sí deberíamos beber, da igual que estemos comiendo o no. Hay quien cree que beber cuando estamos comiendo es malo porque entorpece la digestión. El agua diluye los jugos gástricos, por lo que puede entorpecer el trabajo de nuestro estómago para hacer la digestión, aunque no hay evidencia científica suficiente para afirmarlo al 100%. Esto podría ser cierto en el caso de que se consumiera una gran cantidad de agua, o en personas que sufrieran ciertos problemas gástricos como hipoclorhidria.

Otros profesionales sugieren que el agua interfiere con la acción de las enzimas digestivas, pero tampoco existen estudios suficientes que lo demuestren. Beber agua cuando comemos podría hacer que se nos revolviera un poco el estómago, así que si es tu caso, lo más recomendable es que bebas antes y después de las comidas, nunca mientras. Si no tenemos ningún problema gástrico, consumir agua durante las comidas no solo no es perjudicial en absoluto, sino que resulta recomendable. Además, beber agua ayuda a tragar mejor los alimentos.

En definitiva, el debate sobre si beber agua durante las comidas o no todavía sigue sobre la mesa ya que todavía no existen evidencias científicas suficientes para inclinarnos por una u otra opción. Si tenemos cualquier duda, lo mejor es consultar con el médico, sobre todo si existen patologías relacionadas con el sistema renal. 

Según un estudio reciente, los españoles no bebemos la suficiente agua. Si es tu caso, toma nota de estos trucos para aumentar su ingesta sin darte cuenta.

Continúa leyendo