Vídeo de la semana

¿Es malo comer huevo todos los días?

El huevo siempre ha sido un alimento con mala fama, aunque estudios recientes han descubierto que no existe ninguna relación entre su consumo y el riesgo de sufrir enfermedades del corazón.

Hay muchos alimentos con mala fama pero que en realidad son saludables. Hace algunos años, del huevo se decía que aumentaba el colesterol, y no se recomendaba consumir más de dos o tres ejemplares a la semana. A día de hoy, los estudios científicos sugieren que el colesterol procedente de este alimento no supone ningún riesgo para la salud cardiovascular.

 A muchas personas les resulta chocante que hace años se dijera que los huevos eran malos para el colesterol y ahora se afirme que no pasa nada si comemos uno cada día. Pero hay una explicación, y es que los cambios en las recomendaciones nutricionales son debidos a los avances en los conocimientos que se han hecho en este campo, así como a cambios en el modo en el que funciona la ciencia. Por ejemplo, si hacemos un estudio científico en el que descartamos otros factores de riesgo como el tabaquismo, podemos llegar a pensar que el desarrollo de las enfermedades asociadas a este se deben a los huevos, cuando en realidad se producen debido a un mal estilo de vida en el que los huevos no tienen nada que ver.

A día de hoy, los expertos en salud afirman que consumir un huevo al día no es perjudicial en absoluto, tal y como se creía hace un tiempo. Eso sí, aseguran que su consumo ha de ser dentro de una dieta variada y equilibrada, y en ningún caso deben desplazar a otros alimentos. Los huevos son muy saludables, pero no conviene alimentarse exclusivamente a base de ellos, como tampoco de otros alimentos.

¿Qué nos aporta el huevo?

El huevo, lejos de provocar un aumento del colesterol en sangre, es uno de los alimentos más nutritivos que existen. Se trata de un alimento muy rico en proteínas de alto valor biológico, es decir, que contiene todos los aminoácidos esenciales que  el organismo no puede producir. Además, se absorbe con facilidad, por lo que propicia la recuperación muscular después de correr o tras un esfuerzo intenso. Su contenido en vitamina D lo convierte en un alimento clave a la hora de evitar la osteoporosis, pues este nutriente interviene en la fijación del calcio y fósforo en los huesos. También es fuente de colina, una sustancia relacionada con las vitaminas B que el cuerpo necesita para poder construir y mantener las membranas celulares. Un huevo de tamaño grande tiene un 30% de la cantidad diaria recomendada, sobre todo en la yema. También es fuente de vitamina E, micronutriente que destaca por sus propiedades antioxidantes. 

Ahora que ya hemos visto sus numerosas propiedades nutricionales, es hora de descubrir cómo sacarle todo el partido en la cocina. Toma nota de todas las recetas que puedes preparar con huevo. Eso sí, ten en cuenta que la mejor manera de consumir el huevo no es frito (aunque estén deliciosos), pues su contenido en grasas puede aumentar hasta en un 50%. En su lugar, se recomienda tomarlos cocidos, escalfados en huevos revueltos o tortilla francesa. 

Continúa leyendo