¿Es mejor el arroz salvaje que el arroz blanco?

Te contamos qué es y cuáles son sus diferencias nutricionales con el arroz común.

Aunque los que más conocemos son el arroz blanco y el arroz integral, lo cierto es que existen 10.000 variedades diferentes de arroz. También llamado grano de agua o zizania, el arroz salvaje crece en los suelos pantanosos de América del Norte y sur de Canadá, y muestra un característico color negro. Sus diferencias nutricionales con los dos tipos de arroz anteriormente mencionados son muchas, y ya te adelantamos que sí: el arroz salvaje es mucho más beneficioso. 

A pesar de su nombre, el arroz salvaje no es realmente arroz. Se trata de un tipo de pasto que produce semillas comestibles. A nivel nutricional, el arroz salvaje es mejor que el común, aunque sí tienen una cosa que les une: ambos son bajos en calorías. Con respecto a su aporte de fibra, el arroz salvaje aporta mayor cantidad que el arroz integral (y, obviamente, también que el blanco). Es, por tanto, un buen aliado para paliar los problemas de estreñimiento. 

¿Qué propiedades tiene el arroz salvaje?

  • Es una buena fuente de vitamina B. El arroz salvaje contiene todas las vitaminas B, a excepción de la B12. Es más, el arroz salvaje aporta mayor cantidad de vitamina B2 y B3 y ácido fólico (este último muy importante durante el embarazo) que el arroz integral. 
  • En cuanto a su aporte de potasio, es seis veces superior en el arroz salvaje, con respecto al blanco. Si lo comparamos con el arroz integral, contiene el doble. 
  • El arroz salvaje y el arroz integral contienen aproximadamente la misma cantidad de magnesio y calcio, tres veces superior a las del arroz blanco. 
  • Su aporte de proteínas, también superior al del arroz blanco y el integral. Aporta 4 gramos de este macronutriente por cada 100 de producto. 

Beneficios nutricionales del arroz salvaje

Uno de sus principales beneficios es su elevado contenido de fibra, que previene el estreñimiento y ayuda a reducir el colesterol, incluso puede ser un buen aliado a la hora de perder peso si lo consumimos como parte de una dieta equilibrada. Además, la fibra contenida en el arroz salvaje también resulta idónea para prevenir la diabetes y controlar los niveles de azúcar en sangre. 

Por otro lado, el arroz salvaje es rico en antioxidantes (epicatequina, epigalocatequina, rutina y algunos ácidos fenólicos, las antocianinas y vitamina E), que reducen el estrés oxidativo en el cuerpo, causantes de enfermedades crónicas como Alzheimer o Parkinson. Su carga glucémica es de 25, por lo que su impacto en la sangre es menor que el del arroz blanco y el integral. 

Cómo cocinar el arroz salvaje

La cocción del arroz común y el arroz salvaje no es muy diferente. Eso sí, tienes que saber que tarda un poco más (alrededor de 40 minutos). Te recomendamos que lo cuezas en abundante agua, como si estuvieras cocinando pasta, retirando el exceso de agua una vez que esté listo. La primera vez que cocines este arroz, utiliza una proporción de arroz y agua de 1:3, 1 taza de arroz por 3 tazas de agua.

Continúa leyendo