¿Azúcar blanco o moreno? Estas son sus diferencias

¿Dudas entre utilizar azúcar blanco o moreno? Se ha hablado mucho de estos tipos de azúcar. Hoy te enseñamos una comparación para que escojas sabiamente.

Se ha hablado mucho de las diferencias entre azúcar blanco y moreno. Seguro que has escuchado alguna vez que el azúcar moreno es mejor que el blanco o viceversa. A todos nos gusta añadir un toquecito de dulzura y sabor a nuestras comidas, y el azúcar es la primera opción que se nos viene a la cabeza aunque haya otras opciones algo más sanas. Hoy te enseñamos a distinguir las propiedades del azúcar blanco y el moreno para que las conozcas la próxima vez que quieras darte un capricho dulce.

"El azúcar es malo" es una frase que casi todas hemos escuchado en algún momento. La diabetes, el sobrepeso y la obesidad son algunas de las grandes enfermedades que afectan a la población en el siglo XXI, y el consumo de azúcar es una variable que se relaciona directamente con su proliferación. El azúcar se encuentra presente en muchísimos alimentos y normalmente su forma no se limita a los clásicos granitos blancos. La fructosa (presente en las frutas), la sacarosa o la glucosa son diferentes formas de llamar al azúcar. En este sentido, la glucosa es necesaria ya que aportan energía a nuestros órganos. Pero siempre es preferible tomar la glucosa que necesitamos a partir de alimentos como las frutas, y no de azúcares procesados para prevenir este tipo de enfermedades.

Una vez conoces esto, debes saber que las calorías que contiene el azúcar blanco son muy similares a las que posee el azúcar moreno: ambos cuentan con alrededor de 380 calorías por cada 100 gramos de producto. Eso sí, el azúcar moreno cuenta con una mayor cantidad de calcio en comparación con su versión blanca, lo que supone un punto a su favor en cuanto a valor nutricional.

En este momento quizá te estés preguntando a qué se debe la diferencia de colores entre ambos tipos de azúcar. El azúcar procede de la remolacha azucarera. En el proceso de producción de azúcar desde su recogida hasta que lo encontramos en el paquete, se separan los cristales de azúcar de la melaza, un compuesto presente tanto en la caña como en la remolacha azucarera. El color del azúcar depende del porcentaje de melaza o de grano que se encuentre en el producto final. A más melaza, más marrón será el azúcar. Aunque esta no es la única forma de obtener azúcar moreno: muchos fabricantes optan por someter a altas temperaturas el jugo de la caña de azúcar, obteniendo así el azúcar moreno.

No hay una respuesta clara a la pregunta de qué azúcar es mejor, ya que todo depende de la receta que queramos elaborar, será mejor utilizar el azúcar de un tipo o de otro. Por ejemplo, para ciertas recetas de repostería en las que queramos conseguir una textura más suave y cremosa, las cualidades del azúcar moreno quizá sean más idóneas; mientras que para añadir un toque dulce a tus bebidas o infusiones el azúcar blanco puede ser una mejor opción.

También existen algunas alternativas al azúcar para endulzar tus comidas, como la miel o los siropes. Sin embargo, debes tener presente que estos alimentos poseen un alto contenido calórico que hace que sea mejor moderar su consumo. En cuanto al azúcar, una vez que ya conoces la diferencia, conviene que también lo consumas esporádicamente debido a su bajo valor nutricional y la gran cantidad de calorías que contiene.

Continúa leyendo