¡Esa Tos!

La tos es un mecanismo de defensa del organismo; una señal de que nuestro cuerpo se está protegiendo de alguna afección. Por eso, hay que estar atentos a ella pues, aunque casi siempre aparece por un resfriado o por la gripe, este 'tic' tan molesto puede estar avisándonos de que algo no va bien. Estas son las enfermedades más comunes, fuera de los resfriados y la gripe, de las que nos avisa la tos:
-ALERGIA. Si aparece en circunstancias concretas (ambientes con polvo, moho, productos químicos...), puede deberse a una reacción alérgica. Suele ser una tos seca. Para evitarla, limita la exposición a los alérgenos (usa productos hipoalergénicos o bayetas para polvo electroestático, por ejemplo). También son efectivos los humidificadores y los inhaladores de acción rápida y de largo plazo, que dilatan las vías respiratorias.
-ASMA. "Se trata de una tos seca o con escasa mucosidad, que aumenta con estímulos externos (humo, olores intensos -perfumes, pintura-) y también con la risa y el esfuerzo", explica el doctor Karlos Naberan Toña, del Grupo de Enfermedades Respiratorias de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC). "Una característica de esta tos es que cursa más por la noche y puede acompañarse de pitos en el pecho, ahogo al hacer esfuerzo o ligera opresión en la parte central del pecho". Sólo cede con broncodilatadores y antiinflamatorios como los corticoides, ambos inhalados. "Estos últimos son el tratamiento más importante para una persona asmática, que suele durar varios meses o incluso años en casos graves".
-INHIBIDORES ECA. Se trata de medicamentos contra la hipertensión y la insuficiencia cardiaca. Uno de sus efectos secundarios es la tos seca (se da en el 20 % de los pacientes, sobre todo en mujeres). En estos casos, sólo queda evaluar el tratamiento y prescribir otro si es oportuno.
-REFLUJO GÁSTRICO. "Aparece cuando parte del contenido del estómago, sobre todo ácido, pasa a la faringe, la laringe, la tráquea o incluso a los bronquios. Entonces, irrita el epitelio celular y provoca tos", afirma el doctor Naberan. Puede sentirse acidez en la boca o la garganta y carraspeo, aunque también hay pacientes con reflujo que no tienen tos.
-EPOC. Así se conoce a la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica. "Es una patología importante, producida por las lesiones del humo del tabaco. El síntoma más típico es la tos, aunque muchos enfermos creen que tosen por el tabaco, sin pensar que tengan EPOC". Puede acompañarse con expectoración (sobre todo matutina) o ahogo al hacer un esfuerzo. Es tan grave que, como aclara el doctor, cualquier persona mayor de 45 años, fumadora o exfumadora y con tos crónica debe someterse a una espirometría (una prueba sencilla y segura que la detecta).
CUANDO IR AL MÉDICO
Según el Dr. Karlos Naberan Toña, de semFYC: “Por su duración, la tos se divide en aguda, que dura menos de 3 semanas, o crónica (más de 8). Aunque la aguda puede deberse también a asma, bronquitis crónica, neumonía o fármacos para la hipertensión, es más común que se deba a infecciones víricas o bacterianas (la mayoría se curan y son autolimitadas). Hay que acudir al médico cuando la tos aguda se acompañe de otros síntomas (esputo, mucosidad bronquial con sangre, o de color verde o amarillo; ahogos, fiebre, pitos en el pecho...). Y siempre que una tos dure más de 8 semanas (es decir, sea crónica), para estudiar su origen, aunque la más frecuente se debe al tabaco”.
MEDIDAS EXPRÉS PARA ATAJARLA
Bebe mucho líquido; haz inhalaciones de vapor (basta un litro de agua y un poco de sal); evita los ambientes secos o con calefacción (mantén cierto grado de humedad); date golpecitos en la espalda o en la parte lateral del tórax (a veces facilita la movilización de las secreciones bronquiales); toma antitusivos, aunque, como dice el experto, "no son del todo eficaces, ya que es casi imposible inhibir el reflejo en su totalidad".
Por: Carmen Sabalete.

Continúa leyendo