Esteroles vegetales: frena tu colesterol

¿Sabías que los esteroles vegetales complementan la eficacia del tratamiento farmacológico en la reducción del colesterol elevado?

¿Sabías que los esteroles vegetales complementan la eficacia del tratamiento farmacológico en la reducción del colesterol elevado?

 

Sin síntomas físicos

El riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular depende de las concentraciones de colesterol en sangre, pero también de la presencia de otros factores como la diabetes mellitus, el sobrepeso, la hipertensión arterial, el tabaquismo o el sedentarismo. Uno de los principales problemas de la hipercolesterolemia es la ausencia de síntomas físicos, por lo que es preciso determinarlo por medio de un análisis de sangre. Aunque la mayoría de hipercolesterolemias puras no son hereditarias se deben considerar los antecedentes familiares con el fin de descartar una hipercolesterolemia familiar.

 

Más verduras y frutas

Las guías médicas recomiendan que, como primer paso dentro de un tratamiento para revertir este factor de riesgo cardiovascular, se debe partir de un cambio en la alimentación, reduciendo la ingesta de grasas saturadas y primando la presencia de verduras, frutas y hortalizas, productos lácteos desnatados y pescado azul junto con la práctica de una actividad física moderada. Sin embargo, existen casos en los que este cambio inicial no es suficiente, motivo por el cual se debe introducir un tratamiento con medicación específica para reducir el colesterol.

¿Cuándo se prescriben fármacos?

Según el doctor José Félix Meco, de Advance Medical (Barcelona), el tratamiento farmacológico se aplica habitualmente en aquellos casos en los que existe un riesgo cardiovascular medio y alto, lo cual puede ocurrir si la hipercolesterolemia se presenta junto a diabetes, hipertensión arterial, tabaquismo y enfermedad coronaria aterotrombótica, trastornos que aumentan el riesgo de padecer algún episodio cardiovascular en 10 años. Es esencial, por tanto, que desde la propia consulta médica se transmita al paciente la necesidad de no interrumpir el tratamiento farmacológico y no farmacológico, ya que se ha comprobado que una escasa adhesión terapéutica puede desembocar en el fracaso de la reducción del riesgo cardiovascular.

 

Esteroles vegetales, un gran apoyo

Dentro de estas rutinas saludables no farmacológicas debe tenerse en cuenta, además, la posibilidad de incorporar los esteroles vegetales. Se trata de compuestos que están presentes de manera natural en el mundo vegetal. Al poseer una estructura similar a la del colesterol combaten su absorción en el intestino, potenciando la reducción del colesterol en sangre. Su efecto reductor ha hecho que la industria lleve a cabo una labor de incorporación a los alimentos, creando alimentos funcionales, entre los que se encuentran algunas margarinas. Actualmente, está demostrado que el consumo diario de entre 1,5 y 3 gramos de estos alimentos durante al menos 2 o 3 semanas es eficaz en la reducción de las concentraciones de LDL, llegando a reducirlo en torno al 7-12,5%. Este efecto positivo también se consigue en las personas que ingieren medicación reductora del colesterol como pueden ser las estatinas. Los estudios clínicos indican que la introducción de esteroles vegetales aporta un efecto reductor adicional del colesterol LDL de un 10-15%, superior al 6% (de media) que se consigue al doblar la dosis de estatinas en estos pacientes.

Continúa leyendo