Estiliza tu silueta bailando

Según la zona que desees esculpir deberás practicar uno u otro tipo de danza. Descubre cómo te ayuda cada uno, cuál te va mejor… ¡y ponte a bailar!

Según la zona que desees esculpir deberás practicar uno u otro tipo de danza. Descubre cómo te ayuda cada uno, cuál te va mejor… ¡y ponte a bailar!

 

Ballet clásico para tornear los brazos

Es una actividad muy apropiada para aquellas a quienes les guste la disciplina, someterse al rigor de posiciones técnicas y que no teman realizar ningún esfuerzo. Los brazos se fortalecen porque nunca están relajados: se extienden adelante y lateral o verticalmente. Estas posiciones exigen un mantenimiento perfecto de la parte superior del cuerpo.

Baile contemporáneo: abdominales perfectos

Apúntate a este tipo de danza si eres una mujer creativa a la que le gusta expresarse a través de su cuerpo, porque esta técnica te permitirá encontrar y desarrollar una manera personal de moverte. El baile contemporáneo precisa adoptar posturas que mantienen el cuerpo en un equilibrio inestable. Para no caerse mientras se baila, se deben poner en juego los músculos abdominales, que se fortalecen y endurecen. ¡Es perfecto para lograr un vientre plano!.

Jazz moderno: glúteos de envidia

Decídete por este tipo de baile solo si eres una deportista convencida. Esta disciplina exige tener mucha resistencia física y un buen entrenamiento. Basado en determinados movimientos de la cadera, el jazz moderno fortalece los músculos de la base de la espalda y los glúteos. ¡Consigue un culo 10!.

Danzas africanas: muslos a tono

Es una excelente actividad para quienes tienen necesidad de liberarse, exteriorizar sus sentimientos y descubrir cómo se expresan otras culturas. Como la mayor parte de las figuras y movimientos se hacen con las piernas semiflexionadas, los muslos se desarrollan a fondo, se afinan y moldean. También es una excelente actividad cardiovascular.

Continúa leyendo