Estos son los peligros de llevar una dieta alta en sal

Descubre qué consecuencias para la salud tiene consumir esta sustancia en exceso. ¿Sabías que muchos de los alimentos que tomamos habitualmente tienen demasiada sal?

En España, los especialistas llevamos alertando del alto consumo de sal por parte de la población desde hace años, porque las enfermedades cardiovasculares son la mayor causa de muerte en todo el mundo y, la hipertensión arterial, en concreto, uno de los factores de riesgo más importantes.

En general, la alimentación occidental contemporánea ha sufrido una deriva hacia lo “salado”. Numerosos estudios han establecido una relación entre la ingesta de sal y la presión arterial (PA) con un gradiente dosis-respuesta, de manera que el nivel de la PA es más elevado en los altos consumidores de sal. Asimismo, se ha logrado demostrar la reversibilidad de muchos de los problemas ligado a un excesivo consumo de sal tras el cese de este.

Las enfermedades cardiovasculares son la mayor causa de muerte en todo el mundo.

¿Cuál es la cantidad de sal recomendada?

Para prevenir la hipertensión, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda una ingesta máxima de 5 gr de sal diaria (una cucharita de café) o lo que es lo mismo 2 gr de sodio, pero para los pacientes hipertensos se recomienda un consumo menor. Para saber cuál es la cantidad de sal contenida en la cifra de sodio, basta con aplicar la fórmula: gramos de sodio x 2,5 = sal

Alrededor de un 10% del sodio que consumimos está presente en los propios alimentos. Otro 75% se agrega durante el proceso de elaboración, sobre todo, en los productos precocinados y un 15% restante en la elaboración de los platos que nosotros mismos cocinamos. Por eso, debemos informarnos del contenido de sal de los alimentos que consumimos y para ello la gran mayoría de ocasiones basta con fijarnos en el etiquetado de valor nutricional del producto.

Los alimentos con más cantidad de sal son...

Existen productos que la gran mayoría de españoles identificamos como “salados” o con alto contenido en sal como son por ejemplo las patatas fritas, el jamón curado, las conservas o los frutos secos salados.

Pero existen muchos otros que pueden pasar desapercibidos como el pan (cuya receta básica es harina, agua, levadura y sal), constituyendo uno de los vectores más importantes de ingesta de sal en la población española.

Los quesos (tanto curados como frescos, además de altas concentraciones de grasas), los caldos y sopas precocinadas, platos precocinados en general, embutidos, salsas y condimentos con sal son las principales fuentes del excesivo consumo de sal en la población.

Por lo que al final del día, la mayoría de las personas ingieren unos 10 gramos es decir, el doble de lo recomendados por la OMS. Por eso,  se debe limitar el consumo de productos salados y condimentos que contengan sal para preparar  comidas  más saludables.

Otra fuente de sal, mucho menos conocida por la población, proviene de las pastillas efervescentes (presentación muy utilizada en algunos analgésicos como el paracetamol), estas contienen una sustancia llamada bicarbonato, que ayuda a que se produzca ese burbujeo y se disuelva, con frecuencia ésta se combina con sodio. En algunas presentaciones el consumo de la cantidad máxima recomendada del fármaco puede hacer que superemos la cantidad de sodio diaria recomendada solo con el consumo de estas pastillas por lo que sobre todo en pacientes que tengan restringido el consumo de sal se deberían optar por otras presentaciones como capsulas o comprimidos.

La estrategia NAOS (Nutrición, Actividad física, prevención de Obesidad y Salud) impulsada por el Ministerio de Sanidad y consumo es una de las iniciativas más resolutivas desde el ámbito de la salud pública. Uno de los objetivos de la OMS para la prevención de enfermedades no transmisibles es la reducción relativa del 30% en la ingesta media de sal para el 2025.

  • Artículo asesorado por la doctora Josefina Pinedo, jefa de servicio de cardiología de Vithas Málaga, y el doctor Raúl Reyes, cardiólogo de Vithas Almería.

Continúa leyendo