Vídeo de la semana

Estos son los quesos con menos calorías

¿A quién no le gusta el queso? Este alimento está delicioso y además tiene propiedades realmente beneficiosas para la salud. Si quieres cuidarte, hoy te enseñamos los mejores quesos que puedes tomar.

El queso es uno de los alimentos más populares en el mundo... ¡Nos encanta! Como picoteo, acompañamiento o incluso como plato principal. Muchas veces tendemos a pensar en el queso como un capricho o un alimento que no deberíamos tomar demasiado a menudo, pero esto no tiene por qué ser así.

Lo cierto es que hay muchos tipos de queso, y cada uno tiene unas propiedades específicas: los hay grasos y calóricos, pero también ligeros y llenos de propiedades. Posiblemente ya sabías que existen varios tipos de queso, pero... ¿Conocías la cifra? Seguramente te sorprenderá saber que hay en torno a 2.000 tipos de quesos diferentes en todo el mundo, que varían entre sí en cuanto a sabor, textura y propiedades.

Es muy probable que más de una vez hayas escuchado que el queso es poco saludable o que tiene demasiadas calorías, pero esto no es una verdad universal: entre todos estos tipos de queso, también hay algunos con los que podemos hacer bien a nuestra salud. Si eres una amante del queso y no estás dispuesta a renunciar a él, pero quieres cuidarte, te enseñamos algunos tipos de quesos saludables para que los tengas siempre a mano en tu cocina.

De proteínas

Aunque igual no es el queso que más familiar te resulta, puedes encontrarlo en la mayoría de supermercados a los que vas habitualmente. El queso de proteínas tiene un contenido en grasas realmente bajo y además es ideal si practicas deporte con frecuencia, ya que ayudará a mantener tus músculos sanos. Habitualmente se elabora con leche de vaca desnatada y suele ser algo más líquido que los demás quesos, por lo que es ideal para incluirlo en revueltos, tortitas o incluso tostadas.

Feta

El queso feta es otro ingrediente que dará un toque único a nuestros platos y además, no les aportará demasiada grasa ni calorías. Este alimento procedente de Grecia cuenta con apenas un 20% de materia grasa. Además, nos aporta poco más de 250 calorías por cada 100 gramos, una cantidad bastante razonable e ideal si queremos perder peso. Pero el hecho de que sea tan bajo en calorías no impide que su textura sea de lo más cremosa e intensa, por lo que es ideal para darle un toque diferente a nuestras ensaladas o incluso para añadirlo a nuestra pasta.

Ricotta

El queso ricotta -también conocido como requesón- es ideal para acompañar algunos tipos de pizza o pasta, por su cremosidad y su sabor suave que se adapta al resto de sabores sin desmerecerlos. Forma parte de la gama de quesos frescos y puede estar hecho de leche de vaca o de oveja (si optamos por la primera opción tendremos su versión menos calórica). Lo mejor de todo es que este queso posee menos de un 12% de materia grasa, por lo que resulta de lo más saludable. 

Quark

Posiblemente el queso Quark no te resulte demasiado familiar debido a sus orígenes alemanes. Se trata de un queso que se encuentra aproximadamente en el punto medio entre lo líquido y lo sólido, lo que lo hace ideal para untarlo en tostas o elaborar salsas con él. Su sabor no te dejará indiferente y además tiene aproximadamente un 18% de materia grasa... ¡Genial!

De Burgos

El queso de Burgos es un clásico que seguro que has incluido alguna que otra vez en tus ensaladas. Este queso fresco y ligero -apenas un 15% de materia grasa- es el acompañante ideal para los que quieren cuidarse: puedes tomarlo con un poco de rúcula y tomates cherry para disfrutar de una cena sencilla y nutritiva o tomarlo con un poco de mermelada natural si te apetece decir adiós a ese antojo de dulce.

Mozzarella

¿Sabías que la mozzarella se elabora con leche de búfala? Este queso fresco y denso merece un puesto en nuestra lista, ya que no tiene más que un 23% de materia grasa y la sensación de frescura y saciedad que nos aporta es ideal. Además, es tan versátil que puedes añadirlo a un buen número de recetas: desde pasta a pizza, pasando por ensaladas o incluso postres. ¡Todo depende de lo creativa que te pongas!

 

Como ves, no hace falta que hagas restricciones de ningún tipo en tu rutina para tener una alimentación saludable, basta con elegir los alimentos correctos y añadirlos a tus menús. Además, no hay ningún problema por darse algún que otro capricho de vez en cuando y el queso...merece la pena. ¡No dudes en enseñarle esta lista a la próxima persona que te diga que el queso no es saludable!

Continúa leyendo