Estudio de la microbiota intestinal: qué es y por qué deberías hacértelo

Se trata de un procedimiento que nos da una idea sobre el estado de salud de nuestro sistema digestivo. Te contamos todo lo que tienes que saber sobre él.

Nuestro cuerpo está formado por millones de microorganismos, y el conjunto de todos ellos es lo que conocemos como microbiota. Existen cantidad de estudios que relacionan las alteraciones de la flora intestinal con la aparición de diferentes enfermedades. Los expertos recomiendan mantenerla en buen estado para evitar la obesidad, la diabetes y también para equilibrar los niveles de glucosa. 

Estas bacterias que habitan en el organismo cumplen un papel muy importante en el buen estado del sistema inmunitario, pero también ayuda a la asimilación de las vitaminas B y K, entre otras funciones. Por eso, lo más importante es que predominen las bacterias "buenas", algo que podemos conseguir si llevamos una dieta rica en alimentos integrales y vegetales (además de alimentos ricos en probióticos y prebióticos). Y, por supuesto, evitando alimentos que la dañan, como los ultraprocesados, carnes procesadas, alimentos ricos en azúcar y alcohol. También es importante tener presente la importancia de chequear cada cierto tiempo nuestro estado de salud en este sentido, algo que conseguimos con el estudio de la microbiota intestinal.

Del mismo modo que sucede con las huellas dactilares, todas las personas tenemos una microbiota única y distinta. El equilibrio de la microbiota puede romperse (es lo que se conoce como disbiosis) debido a diferentes factores, como la avanzada edad, el estrés, cambios en la dieta, un cambio de entorno o el tratamiento con antibióticos. 

Qué es el estudio de la microbiota intestinal

El estudio de la microbiota intestinal nos aporta mucha información sobre nuestra salud intestinal y el bienestar general. Podríamos decir que esta prueba nos aporta una idea sobre las fortalezas y debilidades de nuestra microbiota. Conocer el perfil de microbiota de cada uno es bueno para identificar los cambios que puedan revelar ciertos problemas de salud no solo en el aparato digestivo, sino también a nivel cardiovascular. Si tienes síntomas digestivos como diarrea, hinchazón o estreñimiento y las pruebas endoscópicas no indican la existencia de ningún problema, hacerte un estudio de la microbiota intestinal puede ser la solución. 

Además, este procedimiento nos da información sobre qué alimentos gustan más o menos a sus microorganismos, lo que permite favorecer el desarrollo de poblaciones beneficiosas para así corregir o evitar ciertos trastornos. También sirve para medir otros parámetros muy relevantes para la salud. Nos permite, por ejemplo, saber si estamos realizando correctamente las funciones digestivas o si hay presencia de parásitos o metabolitos de carácter tóxico. También nos hace saber si tenemos inflamación en el intestino. 

¿Cuándo hacerse un estudio de microbiota intestinal?

Los expertos recomiendan hacerse esta prueba para prevenir desequilibrios o cuando se detectan alteraciones físicas como cansancio, infecciones recurrentes o problemas en el sistema digestivo. También es interesante someterse a esta prueba si se han detectado enfermedades relacionadas con el sistema inmune o de tipo inflamatorio.
 
 ¿Cómo se realiza esta prueba? Se trata de una prueba indolora, pues solo hace falta una muestra de heces, que se envía a analizar a un laboratorio. En 3 o 4 semanas tendremos los resultados. 

 

Continúa leyendo