¿Fatiga o Anemia?

¿No puedes con tu cuerpo? Tal vez sea cansancio o falta de hierro... Aprende a diferenciar entre fatiga y anemia y a plantarles cara en 8 pasos.
1. Sensación de agotamiento.
“Es la característica principal de la fatiga o astenia: la falta de energía a la hora de realizar una actividad física o mental”, explica el doctor Ismael Domínguez. Y no hay que confundirla con la somnolencia (sensación sólo de falta de sueño): la astenia supone falta de energía y de motivación (agotamiento/apatía).
2. Descenso de la hemoglobina en sangre. Es anemia.
“La hemoglobina (Hb), presente en los glóbulos rojos, es la proteína encargada de transportar el oxígeno al organismo”, explica el doctor. Si desciende, nuestro cuerpo no recibe los nutrientes que necesita para realizar eficazmente todas sus funciones.
3. La anemia más común se debe a la falta de hierro.
“Existen distintos tipos de anemia, pero la más habitual se debe al déficit de hierro, por una alimentación desequilibrada o por pérdidas (menstruación o sangrados digestivos). Otras anemias (falta de ácido fólico o de vitamina B12) suelen darse en personas mayores”.
4. ¡El estrés nos agota!
“En ocasiones la fatiga aparece cuando no llevamos hábitos de vida saludables (alimentación, ejercicio y sueño recomendados) y, por supuesto, por estrés, uno de sus principales desencadenantes hoy”. Nuestro cuerpo no puede responder al ritmo que le imponemos y ‘se queja’. Plantas como la pasiflora, la valeriana, el hipérico... pueden ayudarte a relajarte.
5. La fatiga puede ser un síntoma precoz de anemia.
“La astenia es una de las manifestaciones más habituales y precoces de la anemia, pero junto con ella, si se trata de anemia, aparecerán otros síntomas como caída del pelo, palidez cutánea, taquicardias, que en cuadros sólo de fatiga o astenia no están presentes”, explica el doctor Domínguez.
6. Vigila tu índice de hemoglobina.
“La OMS define la anemia con una cifra de Hb menor de 12 g/dL para las mujeres y de 13 g/dL
para los hombres”. Controla la tasa de hemoglobina en sangre que tienes; hazte una analítica al año o cada seis meses si has tenido problemas.
7. La astenia puede avisar de otras enfermedades.
“Cuando no se debe a unos hábitos de vida deficientes, la fatiga puede aparecer como síntoma en el cuadro
de diferentes patologías; por ejemplo, en el hipotiroidismo, la insuficiencia cardiaca, el asma o varios problemas respiratorios. Por eso, si llevamos un estilo de vida correcto y la fatiga no desaparece con el descanso, hemos de consultar con el médico de familia para que realice una evaluación clínica y analítica”.
8. Pautas contra la anemia.
“Hay que vigilar los alimentos. Los más ricos en hierro son las carnes rojas, el paté, la morcilla, las legumbres y los cereales integrales. A la hora de tomar un suplemento de hierro, mejor en ayunas, con zumo de naranja (la vitamina C favorece su absorción). No obstante, no interactúa tanto con la leche como se cree”.
NUESTRO EXPERTO:
El Dr. Ismael Domínguez, del Hospital Vithas Nuestra Señora de América, de Madrid, nos da las claves para evitar la fatiga. “Una vez descartadas las causas orgánicas que la justificarían, interesa dormir al menos 7 horas seguidas. Para ello, hay que evitar las cenas copiosas y dejar un margen mínimo de una hora antes de irse a la cama (así se facilita la digestión). También hay que realizar ejercicio. Al incorporarlo poco a poco a nuestra vida, notaremos que podemos hacer cosas que antes nos cansaban”.
Por: Carmen Sabalete.

CONTINÚA LEYENDO