Fruta del dragón: motivos para probarla

También conocida como pitaya, es un producto poco habitual en los carros de la compra, pero todo es cuestión de conocerla y perderle el miedo.

iStock
iStock

De aspecto exótico, tan llamativo que da respeto comprarla por si luego supone una decepción su sabor, la pitaya -también fruta del dragón por su nombre en inglés-, es un producto muy poco conocido todavía en nuestro país, pero ya es hora de conocerla y perderle el miedo.

Ya lo hemos hecho con el boniato, la papaya o la granada, hortalizas y frutas que apenas se veían en los carros de la compra y que de un tiempo a esta parte se han convertido en habituales. ¿Por qué no hacer lo propio con la pitaya?

De colores brillantes, por dentro es una fruta muy distinta a su aspecto exterior, ya que tiene la pulpa blanca y está salpicada por semillas negras. Se cultiva sobre todo en Asia, México, Centroamérica y algunas zonas de Latinoamérica, y su nombre parece que se debe a su vinculación con China y una leyenda que la vincula con esta criatura mitológica. 

No se sabe todavía el lugar del mundo donde primero se cultivó, pero sí se sabe perfectamente que proviene de un cactus del tipo Hylocereus. Hay varios subtipos que se diferencian por el color de su piel exterior, pero sobre todo por la pulpa: blanca, roja o amarilla, si bien la blanca, como antes hemos dicho, es la más habitual en supermercados y fruterías.

¿A qué sabe?

De sabor hay quien compara la pitaya con el kiwi, otros con la pera. La realidad es que es una fruta que tira al dulce, pero que no destaca por tener un sabor muy potente. De hecho, si no está madura puede parecer insípida en boca. No es fácil, por cierto, saber su grado de madurez, de ahí que sea preferible apurar si uno no está seguro de que lo esté, aún a riesgo de que se pase un poquito. Poco a poco, como con cualquier otra fruta, con la experiencia se acaba acertando con el punto exacto de madurez. 

¿Cómo se come?

Se puede comer fresca, simplemente abierta por la mitad o a lo ancho. Basta con coger una cuchara y extraer la pulpa, de la que se come todo, también las semillas negras. También es muy habitual en algunos lugares donde abunda su cultivo que se tome el agua de la pitaya, una bebida que se prepara con agua, azúcar, zumo de limón y la pulpa de la fruta del dragón. 

Además, también se utiliza para hacer mermeladas o compotas, batidos de frutas tipo smoothies, e incluso helados, una de las elaboraciones más originales y en las que mejor se explota su sabor. 

¿Cuáles son sus beneficios?

Por descontado, como todas las frutas, la pitaya es un alimento muy saludable -tomada entera, no en recetas como el agua de pitaya- que ofrece múltiples beneficios para la salud: desde el apoyo al sistema inmunológico a la mejora de la digestión pasando por la prevención de la salud cardiovascular. Los mismos beneficios, en definitiva, que el resto de frutas. 

También te puede interesar:
Rubén García

Rubén García

Durante años me dediqué a la comunicación deportiva, pero me di cuenta a tiempo de que en mi otra gran pasión, la gastronomía, no era tan alto el riesgo de sufrir esguinces de tobillo. Ser "entrenador personal" del paladar es mucho más placentero. Yo me lo guiso, yo me lo como, y de paso lo comparto, porque las comidas inolvidables son las que se disfrutan en buena compañía.

Continúa leyendo