Frutas, verduras y hortalizas del campo, directas a tu hogar

La aparición del coronavirus nos ha dejado un aumento de su consumo y cambios en la forma de comprarlas. ¿Por qué? ¿Cómo lo hacemos? ¿Y cómo lo haremos?

  • Rocío Ponce

Hace más de un año que llegó el COVID-19 a nuestras vidas. Ha cambiado muchas cosas para siempre y alterado otras, pero, aunque parezca mentira, entre las novedades que la pandemia ha dejado en nuestro día a día, hay algunas sorprendentemente positivas. El consumo de frutas y verduras se disparó desde marzo de 2020.

Nos preguntamos por qué y cómo han cambiado los hábitos de compra de estos productos frescos en el último año. “La pandemia ha funcionado como acelerador de tendencias que se venían apuntando en los últimos tiempos, como la preocupación del consumidor por la salud, la sostenibilidad y la proximidad.

También por la consolidación del online como canal de compra, también para los productos de gran consumo”, nos cuenta Pablo de la Rica, gerente del área Retail Knowledge de la Asociación de Fabricantes y Distribuidores AECOC. Actualmente, el 40 % de los ciudadanos compra productos para cocinar en casa, el 54 % afirma que compra más productos frescos y el 31 %, que ha aumentado su gasto en alimentos ecológicos.

Según los datos de Nielsen, en 2020, la venta de productos frescos creció un 7,9 % y los españoles destinamos un 25% de nuestro presupuesto en alimentación a estos productos. “Son datos muy llamativos para un sector en el que los crecimientos suelen ser muy estables”, apunta Pablo de la Rica.

Nuevas tendencias

De repente, de un día para otro, no podíamos salir a la calle y debíamos optimizar al máximo nuestras compras. Los negocios de barrio se pusieron las pilas con las redes sociales y los envíos a domicilio, era eso o el cierre. Para conocer un poco mejor qué ha pasado en el sector de la venta y consumo de frutas y verduras durante los últimos meses, hablamos con Frutique, una nueva empresa que se gestó en Sevilla durante el confinamiento y se lanzó en enero de 2021. También con una veterana, Fruites Núria, ubi-cada en Girona desde 1992.

La primera representa a la perfección esa nueva tendencia de la compra online que quiere conquistarnos, llegar a cualquier punto de España en 24 horas y con la gran baza de las redes sociales. “La barrera de comprar por internet productos perecederos existe, pero, una vez los prueban, repiten. Seleccionamos las piezas de la más alta calidad, cuidamos la caja en la que llegan y adjuntamos una tarjeta con la recomendación de consumo de cada producto. Es un servicio puerta a puerta que evita tener que cargar peso, la exposición al COVID-19 y perder ese tiempo que muchos no tienen”, nos cuenta María, fundadora de Frutique. 

Experiencia y tradición

Fruites Núria cuenta con producción propia, tiendas, almacén y venta online. Además, destacan por la original iniciativa de apadrinar un árbol. Eliges el tipo de árbol y decides una aportación anual (desde 50 a 100 €), así dispones de ese mismo saldo en fruta de producción propia. “Nos ha afectado mucho el cierre de la hostelería. Durante la pandemia, aumentamos nuestra venta online un 100%, también vimos que nuestros clientes físicos (el de compra diaria en nuestras tiendas) empezaron a valorar más nuestro esfuerzo por producir y vender buen producto de proximidad. Esto nos salvó de no tener que cerrar la empresa”, explica Pere Puigbert, que fundó la empresa junto a su hermano Joan.

Productos de kilómetro 0

Según nos cuenta Cristina García Fuente, directora de Marketing de la consultora IRI España, el producto fresco siempre ha estado muy ligado a la alimentación española como un producto de gran calidad: “El incre-mento de la demanda se ha determi-nado por el hecho de estar más tiempo en casa y las restricciones en hostelería que han favorecido ese consumo en el hogar y a ese consumidor aún más preocupado por la salud”.

Además de esa aceleración por la crisis sanitaria (nos preocupa que lo que comamos favorezca nuestro sistema inmunoló-gico), los expertos aseguran que otras tendencias, como el kilómetro 0, la ecología y la sostenibilidad, también están marcando el rumbo del sector, que no deja de adaptarse. “Nosotros seguimos en nuestra línea de vender frutas y verduras cuanto más limpias y sabrosas, mejor, aunque vaya en contra de su duración”, asegura Pere.

Poco tiempo que perder

¿Quién es el consumidor de fruta y verdura de calidad online? “En un 70 %, mujeres de hasta 55 años, personas que disfrutan comiendo, se preocupan por su salud y no tienen tiempo o no quieren invertir el poco que tienen en hacer la compra”, nos cuenta María. “Antes de lanzar Frutique, hicimos un estudio con 40 familias de un público que entendíamos como objetivo y, al preguntarles por dónde compraban frutas y verduras, un 90 % nos dijo que donde les pillaba”, asegura. Las sensaciones de ir tranquilamente el sábado al mercado de abastos o la frutería del barrio a elegir, dejarse seducir, oler, preguntar, etc. son insustituibles, y las nuevas formas de comprar frutas y verduras ofrecen experiencias que se adaptan por completo a los nuevos ritmos de vida, necesidades y tendencias del mercado. ¿Por qué no aprovechar lo mejor de cada una?

Continúa leyendo