3 fuentes de proteína que (quizá) no conocías

Todos sabemos que el pollo está bastante bien si queremos aumentar nuestra ingesta de proteínas, pero hay muchos alimentos que van más allá. ¡Descúbrelos!

Las proteínas son esenciales para mantenernos saludables y que nuestro organismo tenga la energía suficiente para darlo todo en nuestro día a día. Estos macronutrientes son una de las bases de una dieta saludable y equilibrada que nos sentará genial.

Las proteínas contribuyen a un correcto desarrollo muscular, por lo que si eres deportista deberías plantearte incluir estos saludables alimentos en tu dieta. Además, nos aportan una sensación de saciedad y nos ayudan en la difícil tarea de quemar grasas. La proteína puede comerse a todas las horas del día: desde la cena hasta el desayuno. La cantidad de proteína que debemos tomar al día dependerá en gran medida de factores personales como nuestra complexión, nuestro estado de salud o la cantidad de deporte que hacemos a la semana. 

No nos extraña que después de conocer todo esto quieras aumentar tu ingesta de este macronutriente. Cuando pensamos en las proteínas, tendemos a pensar siempre en los mismos alimentos: pechuga de pollo, salmón o huevos. Cuando pensamos en ellos, estamos en lo cierto, ya que tienen una gran cantidad de proteína que nuestro cuerpo puede aprovechar. Pero estos no son ni mucho menos los únicos alimentos que podemos incorporar a nuestros platos para recargarnos de proteína. Si quieres descubrir algunos otros...¡sigue leyendo!

Lentejas

El clásico plato de lentejas que tantísimas veces has comido en casa de tus padres es una gran fuente de proteína que quizá desconocías. Tendemos a asociar este nutritivo alimento con su aporte en hierro, y muchas veces nos limitamos a creer que esta es su única propiedad. Sin embargo, las lentejas tienen muchas más propiedades y su gran aporte proteico son una de ellas. Una sola taza de lentejas nos aporta en torno a 18 gramos de proteína...¡una cantidad nada despreciable! Además, con esta cantidad de lentejas obtendremos además más de 15 gramos de fibra y una gran cantidad de vitaminas y hierro. Si no tienes tiempo para cocinar un guiso de lentejas, siempre puedes comprarlas ya cocidas y añadirlas a tus ensaladas para hacerlas aún más beneficiosas. 

Alubias

Las alubias son otra de las fuentes de proteína vegetal más significativas que podemos tomar. Las alubias contienen en torno a 12 gramos de proteína y fibra, así que si tienes problemas para ir al baño, ya tienes otro motivo más para no dudar en incorporar las alubias a tus menús. Especialmente si sigues una dieta vegana, incorporar las alubias en tu dieta puede ser todo un acierto: además de la proteína y energía que las alubias van a aportarte, también contienen muchas vitaminas del grupo B y minerales como el potasio y el zinc. Si no tienes demasiado tiempo, también tienes la opción de comprarlas cocidas y añadirlas a tus menús. Puedes hacer un rápido salteado agregándolas al brócoli hervido y poniendo un poco de sal, aceite y vinagre balsámico. 

Yogur griego

Sabemos que Grecia es uno de los países en los que más arraigada está la beneficiosa dieta mediterránea. Una de las comidas estrella de los griegos es el yogur. Un solo yogur griego puede aportarnos en torno a 13 gramos de proteína, aunque depende de la marca y el tamaño del envase. Lo mejor para tu salud es que optes por los yogures griegos que contengan la menor cantidad de azúcares y conservantes. Puede ser un genial sustituto de otros alimentos menos saludables, como los helados. Puedes tomarlo sólo, con fruta o elaborar deliciosas recetas con él. 

Continúa leyendo